A propósito de Trump, no debiera de haber tanta sorpresa