10 mayo, 2016
Euskadi

Crónica de la Jornada de Coherencia de Políticas para el Desarrollo

Por Margarita Bárcena Lujambio, estudiante del Máster de Cooperación Internacional: Paz y Desarrollo de la UPV-EHU. El pasado 06 de Abril acudimos a la Jornada Internacional sobre Coherencia de Políticas para el Desarrollo celebrada en la Universidad de Deusto, campus Bilbao El punto de partida para la Jornada se establece en un contexto donde hablar sobre Desarrollo Sostenible ya forma parte de la agenda política, visibilizado a través de la Declaración de Naciones Unidas en septiembre de 2015 con motivo de la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030. Es evidente que la humanidad y la continuidad de la vida se encuentran en una encrucijada, es momento de reflexionar sobre nuestro entendimiento y aproximación al desarrollo y aportar alternativas claras. La pregunta de sentido común cuestiona todos estos años de ayudas al desarrollo y lo mucho que queda por hacer para la erradicación de la pobreza, la igualdad de género, el desarrollo humano y sostenible. Así que ¿Qué se ha hecho mal para que hoy, aún, estemos tan lejos del bien común?   La complejidad del intento en contestar a una pregunta tan amplia podría no tener respuesta pero en estas jornadas se pretende comenzar a dar soluciones desde y para la arquitectura internacional que tanto ha fallado en materia de desarrollo. La coherencia es entendida, por fin, como elemento clave y estructurante del desarrollo sostenible. La consecuente esquizofrenia planteada, sobre todo, por parte de los Estados que han creado mecanismos de cooperación que se ven directamente anulados por sus mismas acciones de política exterior y agresivos planes económicos. Esto ha desencadenado en límites históricos de desigualdad en la repartición de la riqueza entre individuos y países, el agotamiento de los recursos naturales, desempleo y crisis humanitarias. Es en esta reflexión donde la coherencia de políticas para el desarrollo es necesaria.

Jornadas-Agencia-Vasca-Cooperación-325x230

La jornada se dividió en su presentación, una contextualización de la coherencia de políticas para el desarrollo y la nueva agenda internacional de desarrollo sostenible, seguida por sesiones de debate donde se puso en la palestra la relación de esta con la educación y la empresa como actores claves. Por último y a modo de conclusiones se contó con una reflexión a cargo de Pablo Martínez Osés donde  unió la importancia de la coherencia en políticas para el desarrollo y la apuesta por una gobernanza cosmopolita y democrática. En las jornadas participaron diversos perfiles como el de María Virginia Brass miembro experta del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU, Juan Carlos Tedesco, Ernesto Soria analista de políticas públicas de la OCDE, Idoye Zabala y Jorge Gutiérrez de la UPV-EHU/ Hegoa. María Virgina Brass, hizo un aterrizaje claro sobre el concepto de coherencia haciendo especial hincapié en que esta deja de serlo si no incluye Derechos Humanos. La crisis y las políticas de austeridad implementadas como solución, han sido un gran retroceso en materia de Derechos Humanos y Sociales, dejando mucho trabajo por hacer al respecto. Las políticas internas y externas de los Estados, bajo este predicamento, han violado sin precedente un sin número de D.D.H.H. estableciendo un marco de acción donde estas violaciones son institucionales y la doble moral es el modus operandi en al ámbito internacional y estatal. Brass dejó en evidencia los atrasos que las políticas de austeridad han dejado en los países, pero a su vez, marcó pautas y soluciones necesarias para palear estas medidas. No se puede excluir y/o obviar los Derechos Humanos cuando de coherencia y desarrollo se trate. El trabajo de Idoye Zabala y Jorge Gutiérrez fue presentado en el marco de la jornada. Su introducción a los espacios temáticos y la síntesis del estudio  “Coherencia de Políticas para el Desarrollo en Euskadi y planteamiento de algunos retos – Educación y Empresa”. En el trabajo se analizó detenidamente el conjunto de políticas del actual Gobierno Vasco e hizo hincapié en sus contradicciones. En la presentación, se dejó ver la complejidad y la multiplicidad de niveles de coherencia a conciliar dentro de un gobierno. Lo cierto es que hoy, teniendo un enfoque integral del desarrollo, con lo que respecta a la coherencia finalmente se ha superado la idea de omisión como forma de acción y la búsqueda de la eficacia en los proyectos de desarrollo. La cooperación al desarrollo humano debe ir más allá de las ayudas oficiales y debe abarcar fiscalidad, políticas internas, acción exterior, políticas agrícolas, planes económicos, etc. La coherencia debe entenderse como condición elemental para el funcionamiento de las políticas de desarrollo sostenible y humano tanto internas como externas. Las principales críticas se encuentran en el Plan de Internalización Empresarial, que busca destacar a las empresas vascas bajo lógicas y valores de competitividad, eficacia y eficiencia. Por otro lado, las prioridades geográficas de las empresas a su vez no tienen conexión con la prioridades del plan de cooperación de la agencia vasca. En su trabajo se explicitó la disociación entre estos ámbitos. Estas contradicciones dejan ver la complejidad de una puesta en práctica coherente pero también, la importancia de la misma. La ponencia que mejor abordó la jornada en mi opinión, y desde un enfoque estructural, fue la de Juan Carlos Tedesco, Director del Programa para la Mejora de la Enseñanza de la Universidad de San Martín y Director del Instituto Internacional de Planificación Educativa de Buenos Aires. En ella, se destacó la educación como herramienta para el fomento de una sociedad justa, libre y equitativa, comenzando por una crítica al capitalismo; que nos ha llevado a mirar el presente como el único tiempo y forma de vivir, donde el pasado es obsoleto y el futuro representa una incertidumbre que no vale la pena asumir. En este presente, único y protagónico, se estructura una realidad que sufre un déficit de sentido. De acuerdo a Tedesco, las discusiones han girado en torno al procedimiento convirtiéndose en un fin y no la vía para abordar temas con contenido ético y político. La apuesta por le educación es inminente, es desde aquí donde se puede formar una construcción coherente de la realidad. Superar lo que mencionó como una “disociación cognitiva” del sentido de justicia y el ser consecuentes en las acciones individuales. Las decisiones deben ser tomadas ya, porque los resultados son a largo plazo y no se puede perder mucho más tiempo. Como es bien entendido, el concepto de desarrollo es un concepto reflexivo, y este no se puede interpretar como se ha venido haciendo a lo largo de últimos años. La jornada mostró, por lo menos a nivel institucional, la voluntad política de ir acercando las políticas públicas hacia un desarrollo integral y sostenible. En mi opinión creo que es motivo por el cual alegrarse .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *