Crónica del cine-foro: “La mano invisible”