De la inevitable manipulación económica y sus remedios