El consumo responsable, ¿un callejón sin salida?