El empleo fijo, una quimera en el capitalismo del siglo XXI