El Reino Unido sabe lo que quiere