5 marzo, 2018
Desarrollo

El uso del tiempo y la división sexual del trabajo: ¿Dónde y cómo empleo mi tiempo?

Rosa del Carmen Vilchez Cáceres

Comúnmente por trabajo entendemos la actividad que tiene por propósito “la producción y reproducción de la vida humana”. Es común que trabajo y empleo se identifiquen, y al hablar de ellos hacemos referencia a la “venta de la fuerza de trabajo”; es decir, que se trata de una actividad por la que se recibe como pago un salario.

Sin embargo, existe el trabajo reproductivo y doméstico – generalmente es no remunerado- comprende las actividades dirigidas a generar las energías requeridas por las personas para su sobrevivencia y para la reproducción de la especie humana, así como la producción de bienes que sirven para abastecer las necesidades de consumo. Su finalidad es brindar bienestar a la familia y, por extensión, a la sociedad en su conjunto.

Las actividades reproductivas incluyen garantizar la alimentación, la higiene, la salud y hasta el equilibrio emocional. Abarca trabajos materiales que implican cocinar y planchar; y aquellas tareas inmateriales como asistir a reuniones de los hijos e hijas, cuidar enfermos, apoyar emocionalmente, etcétera. Asuntos que forman parte de las actividades cotidianas de las mujeres. Comprenden, además, el cuidado y el mantenimiento del hogar, incluyendo gestar y dar a luz; criar y educar a los hijos, procurándoles la atención a la salud; así como la preparación de los alimentos, la recolección de agua y leña, la compra de provisiones, los quehaceres domésticos y el cuidado de la familia. Estas actividades se consideran no económicas, pues no tienen una compensación monetaria, y por lo general se excluyen de las cuentas nacionales de ingresos.

La división sexual del trabajo es uno de los pilares básicos del sistema patriarcal que significa una situación de subordinación para las mujeres. En casi todas las sociedades actuales se encuentran diferencias basadas en el género con respecto a los trabajos que realizan hombres y mujeres, estas diferencias son resultado de las formas de organización social y el reparto genérico del mundo público (para los hombres) y privado (para las mujeres), si bien cada vez más las mujeres han “conquistado” el espacio público; y si bien existe un mayor reconocimiento al rol importante que pueden tener los hombres en el cuidado de sus hijas/os, todavía existe la creencia cultural que solo las mujeres deben cargar mayor responsabilidad en asuntos reproductivos y domésticos. Esto se refleja en las brechas de género mostradas en los datos de las Encuestas Nacionales de Uso del tiempo aplicadas en diferentes países.

Desde estas líneas os invito a hacer vuestra propia encuesta del uso del tiempo, en el entorno que elijais: familia, empleo… Para analizar y reflexionar sobre el uso que hacemos cada miembro de la unidad familiar o para comparar el uso de nuestro tiempo con el de otras personas de nuestro entorno podemos emplear esta sencilla encuesta en la que analizamos lo que hemos hecho a lo largo de un día. 

Mi Diario de Actividades (¿Qué hice el día de ayer?)

En rangos de media podemos ir apuntando las actividades que realizamos a lo largo de un día:

1.     ¿A qué hora se despertó ayer? (Marque la hora en el cuestionario para su referencia y realice la pregunta 2

2.     ¿Qué estuvo haciendo ayer entre las… y las…? (Llene la actividad en la primera fila de periodo de tiempo)

3.     ¿Estaba haciendo algo más? ¿Hizo varias cosas a la vez? (Llene las siguientes dos líneas de mismo periodo de tiempo) 

4.     En cada actividad mencionada preguntar con quién y donde (¿en su casa o en un espacio público? en soledad o con más gente?).

Preguntas para la reflexión:

  • ¿Cuántas horas al día dedicó al trabajo remunerado y cuántas al no remunerado?
  • ¿Cuántas horas al día descansaró o las dedicó a actividades de ocio?
  • ¿Cuánto tiempo dedicó a organizar y gestionar tareas comunitarias o familiares? (¿Qué comemos? ¿Qué hace falta comprar? ¿Están los materiales escolares listos? ¿La revisión/reparación de la caldera?¿Llamar a familiares para ver si se encuentran bien? ¿Revisiones médicas/dentales? ¿Revisar si ascendientes/descendientes tienen sus cuidados resueltos?)¿Cuánto tiempo he destinado al cuidado/actividades para su persona y cuánto al cuidado familiar/comunitario?
  • ¿Cuánto tiempo ha dedicado al espacio privado y cuánto al público? ¿Cómo se sienten ante esa distribución de su tiempo? ¿Es similar a la del resto de sus familiares o entorno?
  • ¿De qué es usted el/laresponsable?¿Qué responsabilidades recaen sobre Usted?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.