¿Hay todavía esperanzas de cambio?