Hipocresía, cinismo o tomarnos por tontos