Imaginarios para la vida desde la Economía Solidaria y Feminista

El pasado 29 de abril tuvo lugar el 13ª Encuentro de Economía Alternativa y Solidaria. Una edición más, IDEARIA se llevó a cabo en la maravillosa ciudad de Córdoba, con el objetivo de continuar la senda de la creación, el aprendizaje y la difusión de una forma alternativa de entender la economía.

 

 

En el marco de IDEARIA se llevó a cabo un diálogo profundo sobre economía solidaria y feminista desde ámbitos como las políticas públicas, el consumo crítico, las finanzas o el emprendimiento. Uno de los ejes sobre los que se articuló el encuentro versó sobre la creación de imaginarios para la vida. Desde la construcción colectiva, el objetivo fue (re)pensar cómo nos imaginamos que será el futuro cuando (nótese que no se utiliza el condicional porque creo firmemente en esta posibilidad) la economía solidaria sea el enfoque mediante el cual se entienda esta ciencia. Imaginar una vida en la cual el protagonismo sea de las personas, las relaciones y el medio en el que vivimos, nos ayuda a reflexionar en las estrategias, herramientas y las acciones que hoy son necesarias poner en práctica para hacer realidad nuestros sueños.

 

La transición se dará si, y solo si, participamos con ilusión y convencimiento en procesos que cuiden la vida en todas sus formas de expresión. Un nuevo imaginario colectivo donde la vida esté en el centro, incluyendo y visibilizando el trabajo de cuidados como actividad primordial en este enfoque cuya protagonista es la sostenibilidad de la vida.

 

La Economía Solidaria no puede ser entendida sin integrar el enfoque feminista, dado que las tareas tradicionalmente asociadas a la mujer son las que, en esta nueva sociedad, ponemos en el centro de la actividad económica. Feminizar la economía para poner en valor procesos no monetarizados sin los cuales no tendrían lugar otros que el capitalismo asume como productivos. Trabajos que siguen siendo realizados por mujeres a las que no se les reconoce su importancia en un sistema que necesita explotar los recursos (humanos y naturales) para mantenerse.

 

Esta reestructuración social requiere que desaprendamos unas estructuras de poder reconocidas como innatas y, comprendamos que tienen su razón de ser en un sistema capitalista en lo económico y patriarcal en lo social. Desmontar toda lo aprendido para construir algo nuevo, donde las personas tengamos la opción de desarrollar el mismo papel.

 

Para que se conciba este imaginario en todos los agentes sociales a nivel personal, institucional y empresarial, una estrategia fundamental es la comunicación. Las buenas prácticas de las que tenemos constancia y que son consideradas ejemplos exitosos de cómo otra manera de hacer las cosas es posible, no serán visibles y creíbles sin su correspondiente difusión. “Lo que no se nombra, no se ve” es el argumento para un lenguaje inclusivo y en femenino y, esta premisa nos sirve igualmente para convencernos de que contar y concienciar es una de las tareas pendientes en esta senda hacia la economía solidaria y feminista. El desafío de hacer un mensaje atractivo para todos los públicos, sobre todo en las nuevas generaciones, requiere de la adaptación a otros lenguajes, códigos y canales sistematizando todas las iniciativas.

 

Una vida que merezca la pena ser vivida necesita de un nuevo modelo económico, político y social que tenga como fin último el bienestar y la felicidad por encima de la producción, el consumo y la acumulación. Un modelo de sociedad en el que la solidaridad, la justicia y la equidad sean los valores que rijan nuestros comportamientos. En este nuevo modelo se necesitan personas comprometidas, activas y protagonistas del cambio. El individualismo, la pasividad y el egoísmo no tienen cabida en un modelo en el que las relaciones personales, la comunidad, la democracia, la inclusión y la participación serán necesarias para convertir la utopía en una propuesta realista.

 

*Crónica de Natividad Moreno, voluntaria EsF Andalucía (Málaga)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.