La energía, el reto silencioso