La robótica anima a la renta básica