Las cuentas entre la banca y el Estado: paga el contribuyente