25 marzo, 2014
Desarrollo

Las Manuelas investigan: Cuando las desigualdades socioeconómicas profundizan la desigualdad de género

Las asimetrías en el reparto de las tareas domésticas entre hombres y mujeres tienen efectos adversos sobre la igualdad de género porque como ya se intuye, la mayor carga recae sobre las mujeres. Cuando se trata de identificar la causa por la que socialmente existen estas diferencias se suele aludir al concepto de división sexual del trabajo, el cual plantea que la asignación de roles y funciones en la sociedad se da en base al sexo de las personas. ¿Pero cómo afectan otras variables socioeconómicas a este reparto? Para analizar esta situación en Perú Las Manuelas (Movimiento Manuela Ramos), realizaron una investigación que se centró en contrastar cuántas horas al año dedican los peruanos y las peruanas de más de 12 años de edad al Trabajo Doméstico No Remunerado -TDNR-, aquel que se desarrolla en el hogar o fuera de éste y que satisface las necesidades del grupo familiar sin compensación monetaria ni bienes. Todo esto a partir de los datos recogidos en la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT 2010) por el Instituto Nacional de Estadística e Informática del Perú. Tanto el ámbito geográfico en el que viven las mujeres peruanas, el nivel de pobreza en que se encuentran, el grado de educación que han alcanzado, así como el grupo etario al que pertenecen son variables determinantes en la profundización del reparto desigual de las tareas domésticas. En la investigación se evidenció que las mujeres que viven en la zona rural trabajan 47:09 horas a la semana en actividades domésticas no remuneradas, mientras que las mujeres urbanas dedican a esta misma actividad 37:03 horas; en suma, las mujeres rurales trabajan 10:06 horas más a la semana que sus pares urbanas; 26:58 horas más que los hombres rurales; y, 32:40 horas más que los hombres urbanos.

graf

Las mujeres sin nivel educativo o con inicial o primaria trabajan 16:28 horas más que las que acceden a educación superior universitaria. Los hombres, dedican entre 17:55 horas y 14:06 horas al trabajo doméstico no remunerado, sin importar su nivel educativo. Por último, otra variable interesante es el tipo de vivienda. A medida que éste empeora las mujeres aumentan el número de horas que deben dedicar al trabajo doméstico no remunerado. Las mujeres que ocupan viviendas adecuadas trabajan 39:28 horas a la semana en actividades domésticas, mientras que las mujeres que habitan en viviendas inadecuadas dedican a esta misma actividad 46:34 horas a la semana, es decir, 7 horas más. Las tendencias señaladas muestran la vigencia de la división sexual del trabajo tradicional, lo que supone una carga doble para la mujer cuando ésta tiene que incursionar al mercado de trabajo, con el agravante de que la carga es aún mayor para algunas que se encuentran en condiciones socioeconómicas desventajosas con respecto a otras. Resultados de la investigación “Trabajo no remunerado de las mujeres. Insumos para la incidencia. Trabajo doméstico y voluntario sin pago”.  Financiada por la  Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo – AECID. Puedes acceder a la investigación completa.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.