Pedir un cubata por Amazon o por qué pagas para que alguien viva aún peor que tú

Puesta de Sol

 

El tiempo convertido en mercancía. El tiempo es oro, se dice y es de sobras conocido por todos; pero, si es que realmente no tenemos tiempo para casi nada, ¿qué es lo que está fallando?. Algo así debió preguntarse Hector G. Barnés hasta llegar a presentarnos el tiempo como clave que resulta de una estructura laboral donde:

"…el tiempo no se optimiza socialmente, sino individualmente, lo que genera un reparto asimétrico del trabajo que nadie quiere hacer pero que alguien debe llevar a cabo."

Efectivamente, que el tiempo sea oro se vuelve en nuestra contra…

 

SIGUE LEYENDO EL ARTÍCULO DESDE LA WEB DE "EL CONFIDENCIAL"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.