Políticas Públicas para una Economía Solidaria y Feminista

Con la afirmación, “La Economía sólo será solidaria si es feminista”, se dio paso al 13º Encuentro de Economía Alternativa y Solidaria, celebrado en Córdoba, los días 28, 29 y 30 de abril. Es por ello, que en esta edición, el feminismo ha estado presente, de forma transversal, en todos y cada uno de los ejes que, a lo largo del fin de semana, se han ido exponiendo y desarrollando.

 

Trenzando los hilos en los que se fundamenta la economía social y solidaria (ESS) con aquellos otros de la economía feminista (EFem), se fue cuestionando las bases del sistema actual, en cuanto a la localización de la vida en el mismo. ¿Cómo construimos una ESS y Economía Feminista, que esté al lado de las personas, que las sitúe en el centro? Se fue dando respuesta a ello desde un planteamiento transformador en las estructuras de nuestras organizaciones, en el consumo crítico, destacando el papel de las finanzas éticas y, como no, de las políticas públicas.

 

 

Políticas Públicas para una Economía Solidaria y Feminista

 

De la mano de Carlos Askunze (Reas Red de Redes) y Paula Rodríguez Modroño (Profesora de la Universidad Pablo Olavide y experta en Economía del Desarrollo), fuimos aterrizando en los avances de la ESS y EFem en el ámbito de las políticas públicas.

 

Fue notorio el interés de las participantes en este ámbito, tanto a nivel personal como profesional, haciendo hincapié en la necesidad de trabajar, del mismo modo, en medidas de evaluación, que nos ofrezcan información real del impacto de las políticas, y no sólo se quede en el uso de novedosas herramientas inclusivas, sirviendo como ejemplo el presupuesto con enfoque de género.

 

Durante la mesa de “trasubo” colectivo, dinamizada por la Asociación Educativa Barbiana, nos centramos en los principales ejes que se propone desde REAS para avanzar en este ámbito:

 



     Incorporar el enfoque de género y la perspectiva feminista en las presentaciones públicas.



     Incorporar propuestas de políticas públicas con perspectiva feminista.



     Incorporar criterios de compra pública responsable relacionados con el enfoque de género y la igualdad de oportunidades.



     Realizar posicionamientos específicos desde la perspectiva feminista e incorporarlos de forma trasversal a los posicionamientos públicos.



     Abrir canales de comunicación e intercambio con organizaciones feministas. Establecer alianzas con movimientos feministas.

 

Todas las ideas que de ahí surgieron fueron anotadas y tenidas en cuenta para posteriores propuestas y mejoras. De las cuales, me gustaría destacar la importancia que, en mi parecer, debemos darle a cómo todas estas propuestas van a ser, o están siendo introducidas en las instituciones. Un plan de incorporación transversal debe ser adoptado por estos organismos, que dote de personal cualificado y concienciado, capaz de llevar a cabo este proceso de transformación venal, por el contrario las estructuras actuales, obsoletas, seguirán empujando a la contra. 

Es así como Idearia, una vez más, nos ofreció la oportunidad y el espacio para compartir entre todas nuestras experiencias y sentimientos en el camino recorrido, y como nosotras aprovechamos estos acontecimientos para crear lazos de unión cada vez más fuertes y seguros. Por una economía que sitúe la vida en el centro, por una economía solidaria, por una economía feminista.

Crónica de Ana Belén Rodriguez Gomez, Voluntaria de Economistas sin Fronteras Andalucía (Málaga)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.