Productividad y neoliberalismo, una relación conflictiva (II). El modelo de empresa