Una indignidad: la pobreza consentida