Una reflexión sobre las «puertas giratorias»