Economía Justa

El sistema capitalista en el que vivimos, regido por las leyes del mercado y basado en el crecimiento continuado, nos ha situado en una sociedad de mercado.

El actual modelo de crecimiento económico no proporciona un bienestar generalizado; al contrario, genera desigualdades, tanto en el interior de los países, entre sus ciudadanos, como entre países.

Las reglas del comercio internacional son injustas, ya que benefician a los poderosos de los países más ricos a costa de los más pobres.

Los niveles de pobreza, malnutrición, analfabetismo y enfermedad existentes en el mundo son inaceptables desde cualquier punto de vista.

El deterioro del medio ambiente junto con la generación de residuos contaminantes están destruyendo nuestro planeta y empeoran aún más las condiciones de vida en los países más pobres.

Por otra parte, determinadas grandes empresas, especialmente transnacionales, realizan sus actividades sin tener en cuenta los impactos que generan tanto entre sus grupos de interés (trabajadores, proveedores y clientes) como en el medio ambiente.

Además, la fuga de capitales y la evasión de impuestos que practican muchas de esas empresas, a través de paraísos fiscales, o las condiciones que éstas imponen a los Estados en determinados países del Sur generan unos flujos de capitales inversos (desde el Sur hacia el Norte) a los que debieran producirse para generar desarrollo en los países menos desarrollados.

Asimismo, la economía financiera ha adquirido una importancia desorbitada en los últimos lustros, gracias a las políticas de desregulación de los mercados financieros, que han permitido un desarrollo desenfrenado de las finanzas especulativas: en los mercados de capitales mundiales, a diario se realizan operaciones equivalentes a entre dos y tres billones de dólares, lo que supone entre 60 y 70 veces el volumen de divisas necesarias para pagar los intercambios reales de bienes y servicios. Esta situación ha estado en el origen de la mayor crisis financiera internacional, que se ha transmitido al sector real de la economía, donde se han destruido millones de empleos.

Ante esta situación, desde diversos ámbitos surgen voces críticas al actual paradigma económico neoliberal. Desde la academia se denuncia que el modelo neoliberal sea enseñado en las universidades de Economía como si fuera “la verdad económica”, sin tener en cuenta los distintos enfoques que existen para solucionar los retos económicos.

Los economistas críticos rechazan el concepto de “ciencia económica”, que implicaría la infalibilidad de los postulados neoclásicos, y formulan interpretaciones alternativas, que entrarían en el ámbito de las ciencias sociales. Se defiende un enfoque que tenga en cuenta todos los aspectos de la vida social de los individuos, que vaya más allá de lo meramente económico. El estudio del funcionamiento de la sociedad tendría, para estos economistas críticos, una finalidad transformadora. El objetivo a alcanzar sería una sociedad más justa y satisfactoria para todos.

Por otra parte, se considera imprescindible la incorporación al análisis económico de los aspectos ecológicos, de los costes del crecimiento y de la crisis medioambiental.

En pleno siglo XXI, cuando existen los medios para remediarlo, los problemas de la pobreza y del desarrollo siguen pendientes de resolver. El actual modelo de desarrollo económico deja al margen a miles de millones de personas.

Economistas sin Fronteras comparte estas críticas al actual modelo económico. En consecuencia, creemos necesario un nuevo modelo de desarrollo inclusivo, que ponga la economía al servicio del ser humano y no, como sucede en la actualidad, a millones de personas al servicio de la economía (neoliberal). Apostamos por una economía justa que tenga como objetivo un desarrollo humano sostenible. Para ello, queremos que las empresas actúen con criterios de Responsabilidad Social Corporativa y que las reglas del comercio sean justas para todos. Exigimos que se pongan los medios para que, al menos, se cumplan los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el año 2015 y para que se condone la deuda externa que impide el desarrollo de los países más pobres. Apostamos por unas finanzas alternativas, por una banca ética y un ahorro e inversión socialmente responsables. En definitiva, en Economistas sin Fronteras creemos que otra globalización es posible y necesaria.

 

Bibliografía:

David Anisi (2006): Economía: la pretensión de una ciencia, Lección Inaugural del Curso Académico 2006-2007, Universidad de Salamanca. http://web.usal.es/~anisi/Art/00.%20Leccion%20Inaugural.pdf

Albert Recio (2009): “La crisis del neoliberalismo”, en Revista de Economía Crítica nº 7. http://www.revistaeconomiacritica.org/

nef (the new economics foundation): http://neweconomics.org/

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.