1.Desarrollo humano sostenible y responsabilidad social

1.DESARROLLO HUMANO SOSTENIBLE Y RESPONSABILIDAD SOCIAL
1.1. Desarrollo Humano Sostenible
El Consenso de Washington, que es la principal refe rencia de desarrollo en vigor desde los años 90, asocia éste exclusivamente al cr ecimiento económico. Para su medición se utiliza principalmente el PIB de cada p aís y el nivel de ingresos de cada persona. Este concepto de desarrollo está basado en la centralidad del capitalismo en la economía, el liberalismo en la definición de la soc iedad, el neocolonialismo en la regulación de las relaciones internacionales y el h eteropatriarcado como sistema de regulación sexo-género. Frente a esta concepción, el Programa de Naciones U nidas para el Desarrollo (PNUD) ha promovido el concepto de Desarrollo Humano Sostenible (DHS) que convierte el desarrollo de las personas como el aum ento de sus capacidades, oportunidades y libertades para tener una vida plena. Para su medición se utiliza el Índice de Desarrollo Humano (IDH). Desarrollo es evolución o avance en la consecución de las capacidades que permitan el bienestar social de todas las personas a todos los niveles. El desarrollo no es por tanto un fin, sino un camino a seguir en la ges tión de los recursos y las potencialidades endógenas de todas las comunidades y de las personas que las componen. Es humano porque entiende que la base son las personas, no l os objetos, el dinero o cualquier otra cosa, sino todas las person as, y debe por tanto mirar por la sociedad en su conjunto. Es sostenible porque busca satisfacer las necesidades de todas l as personas sin comprometer las posibilidades de las generaciones f uturas para atender sus propias necesidades. Es social/cultural y medioambiental porque asume qu e la identificación y satisfacción de las necesidades se realiza en socie dad mediante la gestión colectiva de recursos naturales junto con otros recursos creados por las personas, teniendo en cuenta las diversidades culturales. Este enfoque se basa en la justicia y en el reconoc imiento de los derechos que permita erradicar la pobreza, la exclusión y la vul nerabilidad de la mayor parte de la población mundial y reducir las enormes y creciente s desigualdades entre personas, países y regiones. Propone un avance hacia el biene star humano a través de un mundo estructurado desde lo local a lo global sobre bases democráticas, participativas y equitativas en términos de género. El DHS por tanto prioriza el desarrollo integral de las personas y de las colectividades, constituyendo su límite las posibil idades medioambientales reales de nuestro planeta y sitúa al dinero y a la economía al servicio de ese objetivo prioritario. Los desafíos que afronta la humanidad son muy varia dos, crisis financiera y económica, crisis alimentaria, crisis energética, c ambio climático, vulneración de derechos humanos, conflictos armados, desastres hum anitarios, migraciones forzosas, lucha por los recursos naturales, aumento de la pob reza y las desigualdades, etc. Todos ellos representan distintas facetas de una crisis s istémica de tipo estructural del modelo económico y social predominante. Es una fragante in humanidad que esta sociedad con los medios materiales y económicos de que dispone p ermita que el modelo actual no sólo no solucione estos problemas sino que los vaya agudizando. Todo ello pone en cuestión el modelo actual de producción, consumo y financiación. Es necesario por tanto un nuevo paradigma que permi ta ir superando los desafíos y la crisis global y multidimensional en la que nos encontramos e ir avanzando hacia una sociedad más justa y solidaria, lo que conviert e al DHS en el gran reto al que se enfrenta la humanidad en los próximos años. 1.2. Responsabilidad Social La sociedad en su conjunto es la responsable de enf rentar la pobreza y las desigualdades y tiene la obligación moral de instit ucionalizar reglas de convivencia y solidaridad en la economía, la política y la cultur a que no dejen a las personas desamparadas, excluidas en esa sociedad y que logre n por tanto la cohesión social. Esa obligación nos interpela y nos compromete a tod as las personas y a todas las organizaciones, tanto públicas, económicas, educati vas o sociales. De ahí nace el concepto de Responsabilidad Social. Las personas tenemos que ser socialmente responsables cuando actuamos como ciudadanos, profe sionales, consumidores, ahorradores o inversores y las organizaciones deben también ser socialmente responsables cada una en su ámbito específico de ac tuación. Esta nueva forma de pensar y de actuar en pos del D HS, en definitiva esta nueva cultura de ver el mundo conlleva un nuevo modelo socio-económico . La actividad económica no es neutral. Toda decisión económica es , en último término, una decisión ética, asumida desde un marco determinado de convic ciones y cuyas consecuencias favorecen a unos y perjudican a otros. La economía y los agentes económicos deben integrar lo ético en su actividad. El ser humano, s u dignidad, sus derechos y el bien común, constituyen el fin de la creación de riquez a, recuperando de esta manera el dinero su función social y la empresa su dimensión socialmente responsable. De ahí nace el concepto de Responsabilidad Social Empresarial (RSE antes RSC) de la que existen diversas definiciones. Para el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa “la RSC es la forma de conducir los negocios de las empresas que se caracteriza por tener en cuenta los impactos que todos los aspectos de sus actividades generan sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general. Ello implica el cumplimiento obligatorio de la legislación nacional e internacional en el á mbito social, laboral, medioambiental y de Derechos Humanos, así como cualquier otra acció n voluntaria que la empresa quiera emprender para mejorar la calidad de vida de sus em pleados, las comunidades en las que opera y de la sociedad en su conjunto” 3 . Las empresas son conscientes de que pueden contribuir al DHS orientando sus operaciones a fin de crear valor económico al tiempo que garantizan la protección del medio ambie nte, la defensa de los derechos humanos y búsqueda de la cohesión social mediante p olíticas que favorezcan los intereses de todos sus grupos de interés a los que impacta las actividades de las mismas. Las empresas que asumen la RSE miden sus resultados en los tres ámbitos, económico, social y medioambiental y buscan un equilibrio entr e ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.