16 junio, 2020
Euskadi

Acercando el Emprendimiento a la Economía Circular

En los últimos años la Economía Circular ha sido objeto de atención creciente entre las personas  responsables políticas y empresariales, pasando a ser una prioridad en las políticas de algunos países europeos y de la propia Unión Europea. El pasado 11 de junio nos juntamos de forma virtual en un taller para hablar sobre el “Emprendimiento Circular”, ya que en Economistas sin Fronteras buscamos el desarrollo sostenible. Así, el emprendimiento circular pretende ir a la raíz de la problemática, es decir, la pasión por encontrar soluciones a los actuales problemas medioambientales mezclada con un alto espíritu emprendedor permite generar innovaciones dentro de la Economía Circular, yendo así más allá de la forma lineal de hacer economía.

Podemos decir que la economía circular se presenta no sólo como una alternativa a la economía lineal, sino como una necesidad ante la emergencia climática actual. El deshielo, la sequía, la contaminación, la deforestación, los incendios o los océanos llenos de plásticos son respuestas al daño que sufre nuestro planeta a causa del sistema económico y de consumo de hoy en día, la cara oculta de la realidad que a veces olvidamos. 

Si aceptamos que el modelo cíclico de los sistemas vivos funciona, ¿podemos cambiar nuestras manera de pensar de forma que las personas también operemos bajo una economía circular? ¿Qué pasaría si no compraramos los productos en sí sino su servicio, facilitando su acceso y rendimiento? La clave para la economía circular son la innovación y el emprendimiento. Ofrece amplias oportunidades para crear una idea o un proyecto. Se considera un camino muy importante para el futuro en cualquier sector y necesario a tener en cuenta en cualquier proceso laboral. No solo ayuda a los proyectos, los mejora. 

¿Por qué ahora? Nuestra economía se encuentra bloqueada en un sistema en el que todo, desde la economía de la producción y los contratos, hasta la normativa y el comportamiento de las personas, favorece el modelo lineal de la producción y el consumo. Sin embargo, este bloqueo es cada vez más débil debido a la presión que ejercen varias tendencias disruptivas poderosas. Debemos aprovechar esta conjunción favorable de factores económicos, tecnológicos y sociales para acelerar la transición hacia una economía circular. La circularidad ha empezado a abrirse paso en la economía lineal y ha ido más allá de la prueba del concepto; el desafío al que nos enfrentamos ahora es consolidarla.

Si no pudiste participar en el taller, puedes verlo aquí 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.