El Buen Vivir: una plataforma de encuentro para un nuevo Desarrollo

Desde que en 1949 Harry Truman planteara la idea de Desarrollo como un avance necesario y deseable, con un formato lineal, progresivo, pautado, una parte importante de las relaciones internacionales se han apoyado en este discurso, contraponiendo países desarrollados y países desarrollados, diseñando recetas para que los segundos alcancen a los primeros, afirmando y reafirmando que el desarrollo es la panacea, la medicina que todo lo cura. Sin embargo, a partir de los años 90, la confianza en el desarrollo se va resquebrajando. En parte por los discursos neoliberales, que defienden que el desarrollo no se puede planificar, sino que será el libre mercado el que lo traerá, inevitablemente. Y también, en otra gran parte, porque las promesas que se hicieron en nombre del desarrollo no se concretaron, y los problemas que se iban a solucionar con el progreso, seguían muy vigentes. Así se empezó a hablar de otros desarrollos, de otras formas de alcanzar el progreso, pero tal y como pasó en las corrientes críticas de las décadas anteriores, no se estaba atendiendo al problema básico, que estaba en la mismísima palabra “desarrollo”. Sin este replanteamiento de las bases conceptuales, las corrientes heterodoxas se estaban quedando en plantear “desarrollos alternativos”, cuando lo necesario era generar “alternativas al desarrollo”. Alternativas a un desarrollo que entiende que “la Tierra no tiene la capacidad de absorción y resiliencia para que todos repitan el consumismo propio de los países industrializados”, y que por tanto es imposible que todos sigamos esa línea de progreso exponencial e ilimitado, que, de hacerlo, el colapso es inminente. Alternativas, en definitiva, más profundas, que buscan “romper con las bases culturales e ideológicas del desarrollo contemporáneo, y apelar a otras imágenes, metas y prácticas”. buen-vivirEn este contexto se empieza a hablar del Buen Vivir, retomando el concepto de las culturas indígenas andinas, como una verdadera alternativa al desarrollo, que se planta ante el desarrollismo propio de la Modernidad occidental y, al mismo tiempo, contesta a muchas de las posturas críticas de las décadas anteriores. El Buen Vivir “recupera la idea de una buena vida, del bienestar en un sentido más amplio, trascendiendo las limitaciones del consumo material y recuperando los aspectos afectivos y espirituales”, rechazando la idea de “vivir mejor” propia del sistema occidental, y que implica siempre “vivir mejor que otros”, es decir, a costa de otros. Hay que dejar claro que el Buen Vivir es un concepto en construcción y, además, un concepto plural, con especificidades culturales propias en cada contexto; no será lo mismo el Buen Vivir boliviano que el ecuatoriano, por ejemplo. En esta pluralidad reside su fuerza, porque permite un dinamismo y una interacción constante y enriquecedora. El Buen Vivir se convierte en un “espacio de encuentro de diferentes culturas” (sumak kawsay, feminismos occidentales, culturas biocéntricas…), una plataforma para el debate político sobre alternativas al desarrollo. En el momento actual, donde ya se han entendido (o casi) los límites políticos, económicos, sociales y ambientales del desarrollismo occidental, es necesario empezar a centrarse en la definición de las alternativas, de las salidas a ese modelo obsoleto. Muy bien, ya sabemos que el capitalismo se derrumba, ahora ¿qué hacemos cuando lo haga? (o, a ser posible, antes). Para esto también nos resulta útil mirar hacia el Buen Vivir, que además de una crítica conceptual y académica, es un espacio de ensayo de las alternativas. Podemos mirar hacia Ecuador y Bolivia, donde el Buen Vivir se ha colado en sus Constituciones y está empezando a calar hacia sus políticas, con mayor oGudynasLaRazon15 menos éxito. De todo esto viene a hablarnos Eduardo Gudynas este martes, 23 de febrero. Tendremos la oportunidad de debatir con él sobre las diferentes ideas que se esconden detrás del “Buen Vivir”, ideas que nos invitan a mirar desde otro lugar. ¡No te lo puedes perder! Os esperamos este martes, 23 de febrero, a las 19h en el Espacio Ecooo (C/ Escuadra 11). ¡Recuerda que necesitamos que te inscribas en este enlace para saber cuant@s somos!   Para ampliar más sobre esto que te contamos, puedes leer el artículo de Gudynas y Acosta en el que está basado este post aquí.   El buen vivir 2 LR  

2 respuestas a «El Buen Vivir: una plataforma de encuentro para un nuevo Desarrollo»

  1. Hola, quería preguntaros si grabareis la conferencia, para los que vivimos fuera de Madrid es dificl acceder a estos espacios tan interesantes.

  2. Hola amigos, Economístas sin Fronteras.
    Bueno muchos hablan y desprecian el sistema mercocapitalista q se invento siglos atras, dicen q no sirve, q es errado, es anti técnico, fallido de base, q tenemos q cambiarle, y mil cosas más q en algún momento hemos oído y también cada día lo palpamos en nuestra existencia q por cualquier motivo es algo íncomoda.

    Entonces no vamos hacer ninguna crítica más, ni despreciar a nuestro vigente sistema… lo q si vamos hacer es perfeccionarle, ver dónde está la falla de base, corregirle y seguir adelante.. es nuestro sistema y por ende tenemos el deber de sacarle a flote tanto con su mecanismo merco capitalista ya q eso lo llevamos hasta en nuestros genes… y no podemos de la noche a la mañana erradicarle de nuestras vidas, tenemos q seguir viviendo bajo sus leyes, pero de alguna manera algunas leyes o reglas lo tenemos q cambiar completamente para poder mejorar tal sistema…

    les invito a seguir leendo en mi blog y unirse para el cambio SOCIAL que ya está en Marcha.

    atte Cms

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.