5 octubre, 2011
EsFComunicación

Jornadas Universitarios por una Economía más Justa

Blog de Gregorio López Sanz

Las Segundas Jornadas Universitarios por una Economía más Justa se celebrarán en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Albacete los próximos 7, 14 y 21 de octubre de 2011.

3 respuestas a «Jornadas Universitarios por una Economía más Justa»

  1. Opino que dicha especulación es fruto de ambas (avaricia y del sistema) y que la una lleva a la otra. Me explico, la avaricia es una cualidad o defecto (como se quiera ver) que todas las personas poseemos, aunque se niegue, porque no nos engañemos que siempre miraremos por nuestro beneficio propio, es decir, que si puedes conseguir más dinero por una misma operación, estudiarás los riesgos que pueda conllevarte y no renunciarás a él.
    Por otra parte, las autoridades o el mismo sistema no controlan lo suficiente este tipo de operaciones, ya que de ellas también se ven beneficiados ellos, aunque prevean que la especulación es desaforada y traerá consecuencias. Pero, mientras se alcanza ese punto máximo no habrá ningún problema porque todos estarán contentos y llenándose los bolsillos, aunque llegará un momento en que eso ya no se pueda controlar y llegue su fin, el cual afectará a toda la sociedad, sean especuladores o no, beneficiados o no.
    Con todo esto, opino que los especuladores se aprovechan de estos momentos sin pensar en cómo pueda terminar y lo que pueda conllevar, y esto es, en mi opinión, un factor muy importante que ha ayudado a que nos encontramos en la situación en la que estamos: una de las crisis económica y financiera más fuertes de toda la historia.

  2. GLOBALIZACIÓN NEOLIBERAL

    – ¿Crees que la especulación desaforada en los mercados financieros es más fruto de la avaricia o de que el sistema lo permite? Razónalo.

    Teniendo en cuenta que la especulación es el conjunto de operaciones económicas y financieras con las cuales se pretende obtener un beneficio económico, dependiendo de las fluctuaciones que se produzcan en los precios; considero que esa excesiva especulación que se ha producido en los mercados financieros es causa de la avaricia, puesto que los especuladores tratan de hacer operaciones tratando de predecir los precios de años siguientes. Si cualquiera de ellos se equivoca en su cálculo, tendrá que vender por un precio menor algún elemento que compró más caro. Es decir, la actividad especuladora es muy arriesgada pero debido a la gran rentabilidad que pueden conseguir los inversores con ella, muchos de ellos intervienen (pensando más en lo que pueden llegar a ganar que siendo realistas, y empujando a la Economía en su conjunto al precipicio). Esto es exactamente lo que ocurrió en 2007 con el boom inmobiliario, que explotó desafortunadamente, y que supuso el inicio de la crisis en la cual nos encontramos inmersos.
    Pero además de esto, sí que considero que ante esas malas gestiones en los mercados financieros, el sistema también debería imponer límites, para evitar que la situación llegase a ser tan acusada y para tratar de reducir sus efectos negativos; pero para ello yo creo que deberíamos rodearnos de las competencias adecuadas y acabar con altos cargos que todavía siguen en el gobierno de Obama y que fueron los que iniciaron la crisis estadounidense a través de los créditos subprime en la época de Bush, así como otros muchos responsables que aún siguen con sus funciones sin merecerlo.

    1. Estando en activo como empleado de banca, conocí una operación de bolsa hecha por un joven desde su PC por internet, en la cual tuvo un resultado negativo superior a 1 millón de ptas. (todavía eran las ptas., y era mucho dinero). Había comprado sin saldo en su cuenta (porque el sistema del banco se lo permitía), con el ánimo de vender cuanto antes, y obtener un beneficio rápido, pero le salió mal, y hubo de vender con la gran pérdida indicada.
      El banco le reclamó la deuda, y, ante su insolvencia, su padres hubieron de asumirla. El recurso de éstos, alegando que el banco no debió autorizar la operación de compra sin saldo, no prosperó. Incomprensiblemente, estas prácticas estaban autorizadas por la normativa bancaria vigente.
      ¿Fue la avaricia la primera causa de este problema, o fue una normativa bancaria laxa pensada para despertar el deseo de ganar dinero rápido?
      Yo me inclino por lo segundo. Después, sin duda, se despertará la avaricia, pero si hay una adecuada prevención, se verá mucho más limitada, y no causará tantos desastres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.