Por una alimentación sana, cercana y justa

Los alimentos cercanos y tradicionales son cada vez más difíciles de encontrar. Los mercados alimentarios de proximidad están desapareciendo constantemente. Los/as pequeños/as productores/as y los pequeños comercios están asfixiados por la presión de las grandes superficies. Las administraciones y los poderes públicos pueden, y deben, tener un rol determinante  para impulsar estos mercados alimentarios locales y no únicamente con acción legislativa y presupuestaria sino como consumidores o “compradores” de alimentos.
Desde la campaña “Cortocircuito” creemos que es  imprescindible y urgente  la puesta en marcha de una política pública que impulse y favorezca  las iniciativas  de compra pública de alimentos basada en una producción local y familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.