Una nueva #ENTREVISTESS: Por un nuevo paradigma en la salud mental ¡Conoce LA PORVENIR!

Bajo el paraguas formal de asociación, La Porvenir nace como una red de personas que  trabajan para cambiar la respuesta que la sociedad le da al sufrimiento psíquico y a la locura. Apuestan por un cambio del paradigma  en la salud mental. 

Acerca de La Porvenir y sus inicios…

La asociación como tal se formalizó en 2019, con la intención de cuestionar y transformar las formas actuales de comprender el sufrimiento psíquico, y consecuentemente las respuestas que se le da a este.

Experiencias pasadas de los fundadores del proyecto en las instituciones públicas, donde empezaron a aplicar para la gestión de las crisis el modelo psicoterapéutico de Diálogo Abierto, ayudaron e inspiraron a la Porvenir a sentar su proyecto. El modelo del Diálogo Abierto, de origen finlandés, trata de romper con la tradición de erradicar síntomas psíquicos o crisis severas de manera aislada, de modo que privilegia la mirada íntegra de la persona, incluyendo a su entorno familiar y social para resolverlo. Hablando con Sergio e Itxaso, integrantes de la asociación, coinciden en que si bien es cierto que el método surgió en Finlandia y sirvió de inspiración, es imposible replicarlo en su totalidad, pues se han cogido sus valores, pero han ido surgiendo cosas en paralelo que les han permitido expandirse en el camino y indagar más allá de la atención a las crisis

Con esto, La Porvenir se aleja de los modelos convencionales que rigen actualmente. La horizontalidad,  no solamente constituye una forma de organizarse y funcionar, también forma parte de la esencia del proyecto, pues está presente entre el equipo de trabajo y entre las personas a las que atienden. Itxaso y Sergio afirman que a lo largo de la vida, las personas nos sometemos a ocupar diferentes lugares jerárquicos: en la universidad, en el trabajo, en las mismas citas terapéuticas… En La Porvenir insisten en desjerarquizar la experticia.

  “Es prácticamente irreal que haya alguien (experto) que se haya formado tanto que sepa todas las respuestas a todo lo que la gente necesita” afirman.

 Así pues, una consideración última en La Porvenir es que todas tenemos derecho a decidir sobre nuestra propia vida, por tanto en base al respeto mutuo, la horizontalidad, escuchar a los diferentes entornos y poner las vidas en el centro, los profesionales no siempre tienen la última palabra. 

“Ahí está la clave, dudar de los saberes, dudar de las jerarquías y prescindir de ellas, para que la gente se crea y utilice todas las propias herramientas que pueda tener. Sentimos que con las personas que atendemos, estamos construyendo la alternativa que queremos: ellos ordenan, marcan las pautas, nos señalan lo que sirve y lo que no etc…”  Nos cuenta Sergio

Por tanto, lo comunitario cobra especial relevancia dentro del proyecto. 

“La comunidad tiene las respuestas y tiene que creerlas y recuperarlas. Que no decaiga solamente en el experto. Se trata de reactivar la capacidad que tenemos los seres humanos para organizarse y resolver los problemas”

Desde el primer momento, tenían claro que en el ámbito de la salud mental se ejercía una elevada violencia. Por tanto, una de las principales cosas que les diferencian es el haberse dado cuenta de esto, y tratar de eliminarlo es su principio más básico que les diferencia fundamentalmente del resto de servicios. Sobre su apuesta por la Economía Social y Solidaria….

La Porvenir es una clara apuesta por la Economía Social y Solidaria. Se trata de una iniciativa que pone en el centro la valorización de los seres humanos y no la priorización del capital. Tal y como afirman Itxaso y Sergio, si desde la Porvenir se entiende que la situación económica de las personas afecta a su salud mental, no se puede continuar con la jerarquía de sueldos. La horizontalidad se tiene que ver reflejada en los sueldos. Por tanto, uno de sus principios para crear trabajos de calidad y decentes, es no regir la nómina a la productividad. No todas las personas se adaptan de la misma forma al sistema productivo. Se trata de alejarse lo máximo posible de los tiempos, los ritmos y el esfuerzo académico fuertemente dependiente de la posición de tu familia, que exige el capitalismo.

Así pues, en línea con los modelos de la Economía Social y Solidaria, La Porvenir emerge como una iniciativa con una visión global de transformación social, poniendo lo político sobre la mesa. Tal y como consideran Itxaso y Sergio, a menudo consideramos que  ciertas cosas no se pueden cambiar, que son inamovibles. Por tanto, lo político, que tan arraigado está en el proyecto, se centra en eso. En abrir vías de diálogo para que los participantes se empoderen y marquen el ritmo de las cosas. 

“Desterrar tabús es una cuestión política”

El hecho de poder hacer público la estructura económica que tenemos, o lo que se cobra por acompañar a entornos, también forma parte de lo político, pues es el reflejo de que en La Porvenir cualquier tema puede ser ampliamente debatible. 

En la misma línea, se opta por hacer lecturas transversales de los sufrimientos, y esto pasa por  tener en cuenta los diferentes tipos de opresión que provocan sufrimiento en las personas como el machismo, la lgtbixfobia, gordofobia, etc.

Por tanto, puesto que tener en cuenta las diferentes opresiones que trae aparejadas el capitalismo es un elemento clave dentro del proyecto, la perspectiva de género está completamente arraigada a este.

 “No solo la mayoría de gente que forma parte del proyecto son mujeres, sino también la mayoría de la gente que atendemos, ya sea la gente que expresa el sufrimiento o la que la acompaña en la tarea de cuidados. Es un espacio seguro en este aspecto” afirma Itxaso.

“En la Porvenir se trata de desmontar lo jerárquico, y el transfeminismo está muy presente a la hora de trabajar y en la esencia del proyecto” afirma Sergio.

Ejemplo de la presencia de perspectiva de género en el proyecto es la importancia que se le da a la conciliación. 

“Hacemos un contrato con la gente que atendemos que igual que nosotros estamos disponibles para ayudarles en cualquier momento de crisis, nosotros también puede que necesitamos ciertos momentos para responder a nuestros cuidados o a los de nuestro entorno”

Sobre su organización interna, su gestión económica, su día a día…

Respecto a la organización interna dentro de La Porvenir, disponen de unos estatutos y funcionan mediante asambleas. También, se descentralizan o dividen en equipos o comisiones con mucha autonomía. Además, para empezar el proyecto hicieron una planificación financiera ayudándose de cursos de formación, entre los cuales Economistas Sin Fronteras estuvo presente. 

Entre las fuentes de financiación que permiten avanzar al proyecto, destacan las donaciones de los socios, la socialización de sueldos por parte de integrantes que trabajan en otros espacios y los entornos. Itxaso afirma que parte de la financiación para el proyecto nace de las pequeñas tareas.

 “Se trata de una cadena de pequeñas tareas que se piden y que se van remitiendo a un mismo número de cuenta, como a un bote común. Al final compartimos una red económica, todo lo que exceda esos mínimos que ya tenemos, habría que dejarlo para que si a otra persona le hace falta, pueda tenerlo” 

 La llegada de la pandemia…

Es evidente que el COVID-19 ha afectado de manera rotunda en nuestro día a día. En La Porvenir han vivido esta época pandémica viendo como crece su proyecto. Este aumento de la demanda, tal y como Sergio nos comenta, no consideran que sea estrictamente por el COVID-19 y el malestar social que trae aparejado, sino porque la gente cada vez duda más de cómo se les trata a ellos y a sus seres queridos en los modelos convencionales de salud mental.

 “Está enlazado con la deriva del sistema en el que estamos y no tanto con el COVID-19, pese a que este lo ha agudizado y nos ha puesto al límite”

Si bien es cierto que en los tiempos más duros de la pandemia el miedo de la gente a juntarse complicó notablemente su manera de trabajar, esto también les ayudó a aumentar el uso de las nuevas tecnologías. Aunque confirman que es imposible que el servicio que se presta de manera virtual sea igual de efectivo que el presencial, sí que consideran que les ha permitido expandirse y llegar a mucha más gente, incluso alrededor del Estado Español.

En definitiva… ¡A por el cambio cultural!

Con todo esto, tanto Itxaso como Sergio coinciden en que aunque se muestran satisfechos por el camino recorrido hasta ahora, todavía queda mucho por recorrer. 

“Hay una inercia tan fuerte y tan destructiva dentro del modelo actual, que nos mete mucha prisa. Por tanto, no creemos que haya que replicar la asociación como tal pero sí apoderarse de las formas, los valores y las ideas para así ir construyendo alternativas”.

 A grandes rasgos, su objetivo es claro: hacer crecer la cultura del diálogo y politizar el sufrimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.