UNIVERSIDADES, ¿FÁBRICAS DE PERSONAS PROLETARIAS PRECARIAS?

Las empresas transnacionales han visto desde hace ya mucho tiempo que es imprescindible tener vínculos con las universidades y la generación tanto de conocimiento como de capital humano. Para optimizar la generación de conocimiento útil para las empresas, éstas están utilizando su capacidad para influir en los gobiernos a efectos de forzar cambios legislativos que deriven en una reestructuración total de las universidades así como en la política de financiación de las mismas. La situación de falta de recursos económicos que algunas padecen, está siendo el caldo de cultivo propicio para financiar a grupos de investigación que enfoquen sus proyectos a cuestiones estratégicas para las propias empresas y no para el interés general de la población. Así, permitir por la vía política que sean las grandes empresas las que dictaminen qué es lo que se debe investigar y lo qué no, es el equivalente potencial a determinar cuáles son los saberes con los que se ha de constituir la sociedad en su conjunto. Saberes que en todo caso se rigen por la lógica de la máxima acumulación y beneficio tan queridos por el capitalismo, y en concreto por las empresas transnacionales. Saberes que van contra los intereses de las propias personas que van a pasar a ser proletarias universitarias precarias. Saberes que van contra el interés de las mayorías sociales. Este es un extracto del artículo de Fernando Fernández Y Jesús Carrión, del Observatori del Deute en la Globalització.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.