1 mayo, 2016
Euskadi

#OtraEconomíaEstáEnMarcha 2016 por Ibai Ortega, integrante de El Hoyo

Un viaje a un lugar mejor, por Ibai Ortega Rodríguez, El Hoyo (Bilbao). Hace tiempo descubrí que la influencia que los medios de comunicación tenían en mí y en la sociedad era abrumadora. No se limitaban a informar acerca de los últimos acontecimientos locales y mundiales, sino que también generaban un discurso que se tomaba como única realidad. Con ello, me obligué a informarme mediante otras vías, tales como diarios alternativos, periodistas internacionales u organizaciones sociales que querían dar voz a una realidad distinta. Durante este proceso, he absorbido una inmensa cantidad de conocimientos que me han llevado a plantearme cuestiones que, estoy seguro, de otra forma nunca me hubiese planteado. Los medios retratan una realidad que es tomada como La Verdad y que es irrefutable; para ellos, cualquiera que se niega a aceptarla es tomado como un antisistema, un inconsciente o, incluso, un pobre ser sin educación. En cambio, cuando se consigue superas esa visión, es fácil reconocer que dicha Verdad no es tal. Esa Realidad no solo no es la vía para una sociedad más equitativa, sino que es la causante de la desigualdad. Desigualdad no solo económica entre ricos y pobres, sino desigualdad de género, desigualdad de raza, etc. Si a esto le añadimos la pérdida de poder de la ciudadanía a favor de una oligarquía encubierta (y digo encubierta ya que ningún medio de los principales se osa a enfrentar) y la falta de sostenibilidad ecológica, nos quedaría una fórmula tal que: Sistema capitalista = desigualdad + oligarquía + insostenibilidad ecológica Y de esto han versado las jornadas de Otra Economía Está En Marcha. Inicialmente, tenía claro que si bien estas jornadas me iban a ayudar a afianzar ciertos conceptos, tampoco iban a ser, tal y como dicen los ingleses “a real breakthrough”. Estaba equivocado. Algunas de las ponencias han hecho que reflexione acerca de, por un lado en qué punto está mi compromiso con una economía distinta y, por ende, una sociedad diferente; y, por otro lado, de cuáles son las herramientas que hemos de seguir para lograr ese cambio tan necesario. Asimismo, me han enseñado a posicionarme desde ópticas diferentes a las tradicionalistas en algunos de los temas discutidos, mediante la integración de nuevos razonamientos en mi sistema de defensa en la necesidad de una sociedad que muchos plantean como utópica pero que para mí es posible y necesaria. Culpa de mucho de lo descrito anteriormente es de Stefano Prato. Imagino que al igual que yo, muchos se acercarían el viernes un poco “a verlas venir”. Hay que reconocer que una conferencia un viernes soleado, tras la hora de comer, en inglés y que se supone que tiene como fin funcionar como presentación/introducción facilita que el público quiera observar la ponencia desde un lado más inactivo e incluso lejano. Sin embargo, Stefano Prato consiguió cautivarnos a todos los presentes, logró que todos y cada uno de nosotros superaramos esa comodidad y nos colocásemos en la posición de esfuerzo que implica no solo estar atentos al 100%, sino ir reflexionando y valorando sus razonamientos. No solo aprendimos con los 7 puntos que describió sobre la “Change Theory”, sino que consiguió hacer lo más difícil: motivarnos a involucrarnos en esa lucha contra la cultura del miedo y en favor de la cultura de la esperanza. De su charla, cabe destacar dos frases. Primeramente, como con su lenguaje aquellos que ostentan el poder han logrado cambiar los términos en los que se habla de la pobreza y, segundamente, cuál es el camino que debemos seguir: “We must stop thinking about poverty. We must think about inequality. You’re in poverty contrasting with the one in prosperity, so the poverty is related with prosperity,”   “The culture of fear provokes social isolation, which makes us not to be together and as consequence the Change Theory wins. We must reconnect, we must make a culture of hope”.

otra-eco-esta-en-marcha-300x107

 Tras esta brillante intervención de Prato, llegó el turno de Los Econoplastas. No sé con seguridad si era por el estado de excitación en el que me encontraba tras la primera charla o si era por la curiosidad que me suscitaba plantearme la cuestión económica desde un punto de vista tan diferente como el que propone este, pero me encontraba ávido por ver qué iba a suceder. Y, efectivamente, y pese al poco tiempo del que disponían, no defraudaron. Los Econoplastas nos hicieron reír a la vez que hacían una profunda crítica al sistema actual, lograron que nadie se quisiese ir aún del MediaLab-Prado. Y, con ello, consiguieron que todos nos fuésemos del primer día de las jornadas con un muy buen sabor de boca y, por consiguiente, con ganas de repetir experiencia al día siguiente. El sábado comenzamos (con un poco de retraso) con una interesantísima mesa redonda acerca de “Economía y Poder”. El tema en sí ya me resultaba llamativo debido a la importancia que contiene conocerlo profundamente en el sistema actual.  Itziar Ruiz-Giménez nos introducía originalmente la idea de las diferentes gafas existentes y nos planteaba cuestiones con tanta fuerza como que “el sistema construye al hombre como un lobo del hombro para el hombre” o que “el hombre blanco tutela como niños a otras razas y al género femenino”. Nos presentaba una realidad que está llena de poderosos egocéntricos que tienen como único fin el aumento de su propia riqueza y nos planteaba que recapacitásemos acerca de lo que para mí era el quid de la cuestión:   “Lo importante es entender la batalla de ideas que tenemos aquellos que queremos resistir ante las estructuras de poder”   Tras ella, tomo la palabra José Medina que hizo una presentación muy significativa acerca del poder que han tenido las empresas transnacionales en la construcción de la Agenda 2030. Con ello, nos mostraba una realidad en la que el neoliberalismo consigue acaparar las decisiones importantes en pro de mantener su status quo, incluso en decisiones que en teoría se toman con hexonomía. Nos presentó la situación del neoliberalismo como forma de gobierno y nos mostró las ideas intrínsecas de dichas formas de poder con frases tales como “Vamos a hacer el mundo sostenible, pero sobre todo vamos a hacer sostenible nuestro negocio”. A continuación, Ignacio Martínez incidía en la importancia de hacer una reflexión política de la agenda. Hacía hincapié en ideas como la reducción de la democratización y del poder de las personas ya que cada vez menos actores son los que deciden, convirtiendo el sistema en “una castacracia”. Mostró la realidad en la que viven aquellos agentes que quieren cambiar el sistema actual: una realidad en la que la ciudadanía solo opina mediante reacciones, no mediante política, ya que la realidad se ha transnacionalizado pero la ciudadanía no lo ha hecho y, por tanto, no cuenta con herramientas o marcos políticos transnacionalizados. Por último, Víctor Alonso presentó la continua crisis de la democracia de una forma en la que me contagió la ira de aquel que está cansado de que una oligarquía tome las decisiones por él y que transmite la necesidad de empoderarnos y reunirnos con el fin de lograr una sociedad igualatoria, feminista y ecologista. Detalló los mecanismos con los que cuenta actualmente la oligarquía para mantener su poder y mostró la importancia de que “la minoría desorganizada se organice” para luchar por el bien común. Tras un breve descanso, comenzamos con la mesa redonda “Repasando La Economía”. Primeramente, Óscar Carpintero resaltó que no podemos vivir en una sociedad que ignora el punto de vista ecológico. La verdad es que esta parte de las ponencias no me llamaba mucho la atención debido a que, si bien tengo conciencia de la acuciante necesidad de incrementar el cuidado del medio ambiente, creía que iba a ser una repetición de aquellos planteamientos y razonamientos ecologistas que ya conocemos. Sin embargo, fue una de las ponencias que más disfrute y en las que más aprendí. Óscar Carpintero planteó muy acertadamente el dogma existente acerca del enfrentamiento implícito que conlleva una sociedad capitalista y el ecologismo:   Si capitalismo crece: desastre ecológico Si capitalismo decrece: desastre social   No se cortó ni un ápice a la hora de representar la importancia del cuidado del medio ambiente mediante la ejemplificación del desastre que provoca la omisión de la importancia del mismo. Asimismo, dio las claves para avanzar en la sostenibilidad ecológica, mediante el cambio de prioridades para lograr prescindir del PIB como indicador, reducir la huella ecológica, reducir el índice de Gini y el mantenimiento del sueldo de gasto social.

otra-eco-esta-en-marcha-300x107

  Como última ponente de la mañana María Eugenia Rodríguez presento el planteamiento de la economía de los comunes. Desde una cita que plantea una idea tan obvia como que “los frutos son de todos y la tierra no es de nadie”, narró la imperiosa necesidad actual de descentralizar e ir al municipalismo, y reformular que es el bien privado y cómo hay que tratarlo.   “El Estado es demasiado grande para las cosas pequeñas y demasiado pequeño para las cosas grandes” Tras un más que merecido descanso y con el cansancio empezando a hacer mella entre el público, comenzaron las ponencias vespertinas. Si bien que un cargo político fuese a hacer un diálogo a dos era una idea que me hacía tener sentimientos enfrentados, creo que Carlos Sánchez logró narrar fielmente “Las Interdependencias globales”. No creo que fuese un diálogo en el que el público aprendiese nuevos conceptos no planteados, pero sí que creo que funcionó como reflejo de la situación que se encuentra alguien que comenzó siendo activista y ha logrado entrar dentro del sistema para intentar cambiarlo profundamente. Creo que Carlos narró adecuadamente acerca de la dificultad existente a la que nos hemos de enfrentar para que las cosas cambien y la valentía que tenemos que poseer para realizar acciones que están mal vista en el ámbito oligárquico y que nos pueden meter en problemas. Por último y para cerrar estas Jornadas de Otra Economía Está En Marcha, se versó acerca de los “Movimientos sociales en un mundo global”. En esta mesa redonda, Erika González propuso ciertas vías para oponer resistencia y ofrecer alternativas al poder de las empresas transacionales. Detener la expansión del capital transnacional y frenar sus impactos, que los gobiernos promuevan mecanismos de redistribución y control de las grandes empresas y que se cree una economía post-capitalista ha de estar presente en la mente de todos aquellos que queremos luchar por una nueva forma de sociedad. Asimismo, presento el Tratado Internacional de los Pueblos para el Control de las Empresas Transnacionales, en el cual se retrata cuál es el camino que hemos de seguir para el empoderamiento de los ciudadanos ante las transnacionales. Iolanda Fresnillo, dio un paso más en esta cuestión mediante la exposición de un sistema creado por y para crear desigualdad y que es intrínsecamente insostenible y creador de deuda: el sistema capitalista. Explicó lúcidamente los problemas que este sistema conllevan y cómo las soluciones vienen de sistemas externos al capitalista. También fue capaz de presentar y perfectamente explicar porqué la deuda que otros han contraído no ha de ser pagada por nosotros, los ciudadanos. Como último ponente de las jornadas, Ricardo Garcia presentó el punto de vista de una justicia fiscal que pueda modificar el estado actual de la economía. Mediante ejemplos tan actuales como los papeles de Panamá, logró hacer una acertada descripción de qué es lo que actualmente está sucediendo y qué pasos han de darse fiscalmente para que esto no ocurra y la justicia social aumente.   En conclusión, creo que para muchos de nosotros estas jornadas no solo han sido un paso más en nuestra lucha por otra economía sino que han logrado ser un gran avance en nuestros planteamientos y, sinceramente, dudo que nadie quiera perderse las jornadas del año que viene. Esto no ha sido más que el comienzo del viaje a un lugar mejor, a una sociedad mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.