8 marzo, 2015
EsFComunicación

A propósito del ocho de marzo (08/03)

Por Gloria González 8marzo Parece estar socialmente aceptado que a las economistas nos gustan los números. Me atrevería a decir que a algunas nos gusta especialmente lo que estos representan. Las vidas que esconden, los rostros que cobijan, las historias que reflejan… A veces, voces silenciadas que, siendo partes activas del panorama económico y social de cada día, se mantienen apartadas en la sombra, como si alguna “mano invisible” se ocupara de ello. Por eso, desde Economistas sin Fronteras queremos poner un foco que ilumine esos rostros intencionadamente apartados. Y lo hacemos con estas dos cifras (08/03), con motivo del Día de la Mujer. Cifras que trascienden al número, conteniendo una realidad social, solidaria y en femenino.[space height=»HEIGHT»] Ocho son algunos de los trabajos que tantas mujeres en el mundo desarrollan sin ser reconocidas. Entre otros:[space height=»HEIGHT»] 1. Educadoras, de sus hijas, hijos y de sus comunidades. 2. Expertas de cocina, maestras en la “hostelería de subsistencia”. 3. Nutricionistas, que estudian una alimentación equilibrada aun no teniendo recursos, adaptada a las necesidades de cada miembro familiar, ya sean los más pequeños/as, adolescentes, adultas o ancianos. 4. Psicólogas, atentas a las emociones, estados de ánimo y procesos familiares. 5. Enfermeras, comadronas o parteras, en numerosas aldeas del planeta, a las que no llegan los servicios médicos básicos. 6. Agricultoras, encargadas de las tareas del campo y los cultivos. 7. Modistas, tejedoras del abrigo que les proporcionan sus ganados. 8. Librepensadoras, que mientras la vida les pasa por encima, o les oprime, o les silencia, se agarran a su último bastión de libertad: sus pensamientos.[space height=»HEIGHT»] Mujeres de cualquier parte del mundo, raza, sexo o condición social, que sufren algún tipo de discriminación solo por el hecho de ser mujeres.[space height=»HEIGHT»] Mujeres que contribuyen a la economía desde sus hogares, mientras el Estado invisibiliza su trabajo, silenciando la existencia de la Economía del Cuidado.[space height=»HEIGHT»] Mujeres que, en numerosas ocasiones, se ven relegadas a las tareas “reproductivas” frente a las tradicionalmente “productivas”, así designadas por el modelo heteropatriarcal.[space height=»HEIGHT»] Mujeres que lloran, no por ser el sexo débil sino el oprimido, el silenciado, el mutilado, el maltratado…[space height=»HEIGHT»] Mujeres que sueñan con dejar de ser esclavas sexuales.[space height=»HEIGHT»] Mujeres que desean estar en los órganos de gobierno de las organizaciones y ser referentes en el tejido empresarial.[space height=»HEIGHT»] Mujeres que luchan porque su condición sexual no sea motivo de discriminación laboral.[space height=»HEIGHT»] Mujeres que se ven forzadas a reducir jornada y salario ante la inexistencia de verdaderas políticas de corresponsabilidad en las empresas, aplicables tanto a mujeres como a hombres.[space height=»HEIGHT»] Todo esto y mucho más hace que en pleno siglo XXI sigamos trabajando por estas tres razones: la Justicia, la Igualdad y la Libertad de las mujeres.[space height=»HEIGHT»] Desde aquí, por tanto, un reclamo a nuestros gobernantes, para que desde su implicación política desarrollen modelos feministas en sus programas y actuaciones, con un reflejo real en sus legislaturas; a las empresas, especialmente a las trasnacionales, aquellas que llegan a tener mayor capacidad de decisión que algunos Estados, que desarrollen medidas de corresponsabilidad e igualdad salarial, de trato y de oportunidades, brindando las mismas posibilidades en la carrera profesional de todas las personas que integran sus plantillas, más allá de su sexo, género o identidad sexual; a la ciudadanía, para que no cese en su empeño por sensibilizar, reivindicar y exigir responsabilidad a los distintos miembros de la sociedad.[space height=»HEIGHT»] Y es que, en palabras de Eduardo Galeano:[space height=»HEIGHT»] “La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo”.[space height=»HEIGHT»] ¿Y la Igualdad? La Igualdad creemos que ha de ser una condición trasversal que empape cada acción de cada día del año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.