Acabar con las criticadas limitaciones de las “antiguas” matemáticas, por Julio Ortega de Granada.

Las cuartas jornadas “Otra Economía en Marcha”, organizadas por Economistas sin Fronteras en Madrid sobre economía social, feminismo, bienes comunes, ecología, decrecimiento y, de forma transversal, sobre los objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030, me han servido para revisar mis prioridades y metas de cara a los años de carrera que me quedan.

Me llamó especial atención la descripción que dieron los ponentes de la mesa de “Repensar la Economía” sobre la necesaria reestructuración de los anticuados y neoliberales grados de Economía, que no han sabido adaptarse a los nuevos tiempos donde cada año surgen nuevos problemas y condicionantes que un graduado puede que no llegue a desentrañar en su totalidad por el reducido campo de visión que se imparte en las Facultades de Empresariales.

Sin embargo, me entristeció ver la pérdida de fe, de algunos de los sectores de esta nueva tendencia revisionista, en las matemáticas como pilar educativo de los nuevos grados. Como estudiante debo decir que elegí Economía porque consideraba que era una carrera que utilizaba unas matemáticas con el fin de ayudar a la sociedad. Si bien es cierto que estas Jornadas me han servido para darme cuenta de que estaba equivocado, creo firmemente que los conocimientos matemáticos son altamente necesarios y que incluso se deberían dar con mayor profundidad.

Dicho de otra forma, para construir un buen programa económico son necesarias matemáticas que puedan reflejar con mayor exactitud los problemas y las complejidades sociales. Una falta de creatividad matemática sin duda supone una lacra para los y las economistas (y la razón por la que muchos matemáticos ganan premios de economía).

Y teniendo en cuenta el poco espacio que nos han dado para este post, tendré que resumir: la Economía es una ciencia que ha tenido la fortuna de que en ella confluyen otras disciplinas (psicología, sociología, neurología, matemáticas, estadística, historia…) y todas ellas trabajando coordinadamente pueden dar respuesta al comportamiento del ser humano, cosa que no siempre se refleja en los Grados de Economía. Por eso, deberíamos encaminarnos a construir una carrera que sea más transversal, y desde mi punto de vista, dar mayor importancia a unas “nuevas” matemáticas (apoyadas por ejemplo en las nuevas tecnologías) que puedan en un futuro acabar con las criticadas limitaciones de las “antiguas” matemáticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.