Economía de los cuidados: ¿a qué nos referimos?

Alberto Jiménez Ramos, sexólogo colaborador del Gabinete Vínculos, nos da algunas claves para entender mejor a que nos referimos con Economía de los cuidados en un artículo publicado en Noticias de Valdepeñas.

“El concepto de los cuidados es relativamente nuevo. Antes se llamaba trabajo doméstico, tomado así como el trabajo que realizaban las mujeres en casa de forma gratuita. No es el mismo trabajo que se encuentra en el mercado (planchar en casa o que planchen en la tintorería), hay un componente emocional y afectivo que marca la diferencia.

El objetivo del trabajo doméstico no remunerado está en que el objetivo de este está en cubrir la necesidad/es de otro/s, mientras que el trabajo que desarrolla el mercado tiene el objetivo de obtener beneficios económicos.

Se divide el cuidado en tres tipos de tareas:

Cuidados directos. Todo lo que está relacionado con el trato directo con las personas: dar de comer, acompañar a un enfermo, bañar a un niño, hablar por teléfono con un familiar para saber cómo se encuentra,…

Precondiciones del cuidado. Aquellas tareas que establecen las condiciones materiales para el cuidado directo: hacer la comida, lavar la ropa,…

Gestión mental. Este concepto sería mucho más difuso en el momento de contabilizar el tiempo invertido. Organizar el tiempo, planificar, coordinar tareas y supervisar las de otros. 

La mayoría de adultos sanos se sirven de los cuidados de cuidadoras para mantener su vida cotidiana.“

IR A NOTICIA COMPLETA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.