“Los proyectos y políticas de igualdad no incluyen a los hombres como sujetos de estudio”

Ayer publicamos un breve post sobre la Jornada Gizartegune a modo de introducción hacia las nuevas masculinidades. En este post, Unai Gondra profundiza un poco más acerca de los temas que se trataron en el evento y reflexiona especialmente sobre el papel que tienen los hombres en la lucha feminista y la necesidad de llevar a cabo una transformación de la masculinidad.

¿Y los hombres?: perspectiva integral de género, transformar masculinidades, sumar a los hombres a la igualdad y prevenir la violencia hacia las mujeres

U.G 

El pasado viernes, 26 de octubre, se convocó en el auditorio de la Universidad de Deusto, por parte de la Diputación Foral de Bizkaia, la décima convención de la Gizartegune, un espacio de debate y reflexión que a lo largo de los últimos años ha venido programando diferentes foros y encuentros sobre diferentes temas asociados y vinculados a la justicia social y la igualdad: personas en riesgo de exclusión social, orientación laboral y género. Los últimos encuentros realizados por el Gizartegune han versado precisamente de este último tema en varios aspectos teniendo en cuenta su amplio abanico de posibilidades.

  • Gizartegune VI (2014): Mercado de trabajo y género. Una cuestión por resolver.
  • Gizartegune VII (2015): El Pacto de Estado contra la violencia de género: redoblando la lucha.
  • Gizartegune VIII (2016): Menores y violencia de género.
  • Gizartegune X (2018): ¿Y los hombres?. Perspectiva integral de género, transformar masculinidades, sumar a los hombres a la igualdad y prevenir la violencia hacia las mujeres.

En esta reciente ocasión las ponencias trataron un tema candente en diferentes frentes: el rol de los hombres, y su “participación” en el movimiento feminista. En palabras de uno de los ponentes de la jornada, Jorge Freudenthal, “los hombres somos parte de la ecuación que crea la violencia de género y tenemos que trabajar en ellos”.

A las nueve de la mañana una mesa a la entrada del auditorio de la universidad se repartían carpetas que contenían, entre otras cosas, la programación de la mañana y tarjetas con el logo de la Diputación (posteriormente utilizadas para exponer las cuestiones de los oyentes a los diferentes ponentes). La sala fue llenándose rápido y en media hora pocos asientos estaban libres, varios ponentes expusieron su sorpresa al ver “tanta gente”. La presentación e introducción de la jornada fue pronunciada por Teresa Laespada, Diputada Foral de Empleo, Inclusión Social e Igualdad, incondicional desde el inicio de estos encuentros de Gizartegune. El centro orbital de todas las ideas presentadas en dicha introducción era la idea de que los hombres son parte del problema, obviamente, y que era necesaria una nueva masculinidad que acompasase al movimiento feminista sin eclipsar la labor de las mujeres que son las verdaderas protagonistas del cambio, en palabras de la Diputada, entre sonrisas: “A ver si ahora los hombres feministas van a recibir más atención que las mujeres…”. 

La primera mesa, que presentaba los resultados de la investigación IMAGES en Bizkaia y a nivel global, estaba formada por dos ponentes. Ritxar Bacete, coordinador de la investigación, responsable de Promundo Global en España y autor del libro “Nuevos Hombres Buenos”; y Kristina Vlahovicova, investigadora oficial de Promundo EE.UU. La mencionada investigación IMAGES (International Men and Gender Equality Survey), impulsada y coordinada por Promundo y ICRW (Centro de Investigación Internacional de la Mujer), recoge una multitud de visiones y datos acerca del comportamientos de hombres y mujeres en consonancia con la perspectiva de género (violencia de género, repartición del tiempo de la economía reproductiva y cuidados, puntos de vista ante la agenda de género mundial, …) en 40 países y más de 60.000 encuestados y encuestadas, para después ser compartidos en diferentes encuentros y puestos en práctica en varias políticas nacionales. Tras unos reveladores datos en diferencia de petición de excedencias para cuidados en Bizkaia, la realidad se hizo patente (7’2% frente a un 92’8%); una diferencia en las horas dedicadas (un abismo de 3’8 horas de media menos). Aunque el estudio en Bizkaia se encuentra en fase de desarrollo se han concluido varios hallazgos partiendo del testimonio de los y las encuestados/as.

  • Existe una crisis emocional por parte de los hombres ante el obvio y fuerte movimiento feminista.
  • La renuncia a los privilegios que los hombres poseen por el simple hecho de serlo se torna una tarea difícil, ya que estos privilegios vienen dados desde el nacimiento. En palabras de una informante de la   investigación: “Es una ceguera natural en vida”
  • Varios puntos de vista sobre el papel de los hombres en el cambio social.
  • Paternidad consciente
  • Impulso y creación de grupos de hombres por la igualdad
  • Se encuentran dificultades para impulsar ese cambio
  • La inexistencia de referentes masculinos positivos en Bizkaia.
  • La dinámica antropológica vasca de las “cuadrillas”.

La ponencia de Kristina Vlahovicova, sin embargo, adoptó un cariz más global exponiendo varios datos y evidencias en los diferentes países en los que se había realizado el estudio. La investigadora de Promundo resaltó la complejidad del estudio ya que a nivel global la vida de los hombres resulta muy heterogénea en cuanto a las relaciones intrafamiliares y los temas de equidad. Parte de esa complejidad se ve reflejada en el dato de la participación de los hombres en procesos de violencia de género, variando entre las muestras desde un 18% a un 65%. La ponente expuso diferentes evidencias que se derivan del estudio:

  • Existe una alta correlación entre los hombres que sufren diferentes tipos de violencia (violencia intrafamiliar, sexual y acoso escolar) durante su infancia y su posterior participación como agresores en la violencia de género.
  • Se da una estrecha vinculación entre el estrés económico (situaciones de escasez, paro, …) de los hombres y la violencia de género.
  • Las consecuencias de obtener ejemplos en el ámbito familiar con respecto a los cuidados. “El cuidado genera cuidado”.
  • Ser testigos de comportamientos de igualdad en los cuidados durante la infancia propensa esas mismas actitudes en la edad adulta.

Las evidencias y hallazgos derivados de los estudios realizados ponen de relieve campos de actuación concretos para el trabajo con hombres para la igualdad y en pos del feminismo. Un estudio en fase de desarrollo que consigue reflejar no sólo una realidad presente, sino prevenir, localizar causas y planear proyectos futuros que ayuden a disminuir la violencia de género y a corregir la desigualdad.

PROMUNDO GLOBAL PROGRAMAS 

Después de un breve descanso para un café y unas cuantas pausas en uno de los patios cercanos al auditorio, se prosiguió con la siguiente mesa a las doce del mediodía.

La segunda mesa conformada por Raquel Royo (moderadora), directora del Máster en Intervención en Violencia contra las Mujeres de la Universidad de Deusto; Bakea Alonso, coordinadora Área de Igualdad, Gestión de la Diversidad y no Discriminación de la Fundación CEPAIM; Jorge Freudenthal, experto en Intervención Multidisciplinar en violencia de Género y miembro del Servicio Vasco de Gestión de Penas, Gakoa; y Edurne Aranguren, profesora en la Facultad de Relaciones Laborales y Trabajo Social de la UPV-EHU; fue una batería de tres ponencias breves seguida de un tiempo de preguntas por parte de los asistentes.

Bakea Alonso, con “Los hombres como ‘colectivo’ de intervención” expuso las diferentes oportunidades que podrían encontrar los organismos públicos, ONGs o asociaciones para trabajar con hombres en el aspecto de la igualdad de género: desempleo, expresividad, corresponsabilidad, prostitución y trata, cuidados, … Al tiempo que remarcaba la importancia de la intervención con hombres desde una perspectiva de género o feminista, en tanto que se trabaja su masculinidad como factor decisivo y de riesgo, para ellos mismos, para con otros hombres y por supuesto para las mujeres. En España, salvo en el País Vasco, los proyectos y políticas de igualdad no incluyen a los hombres como sujetos de estudio y por lo tanto no se reciben recursos para ello (se incide en la idea de que los presupuestos han de ser paralelos y que la partida para proyectos de igualdad en mujeres no se vea modificada por una nueva agenda que incluya a los hombres en los estudios y proyectos). 

En la segunda ponencia, Jorge Freudenthal, por su parte, como miembro del Servicio Vasco de Gestión de Penas, sobre todo por su trabajo con maltratadores tituló la presentación “Claves para prevenir la violencia de género”. Nada más dar comienzo su exposición presentó en la pantalla una sencilla ecuación que el público rápidamente entendió: “ (XX + XY)P = VG”, es decir, “Mujeres (XX) y hombres (XY) en un sistema patriarcal (P) tiene como resultado violencia de género (VG). Con esta simple expresión matemática quiso subrayar la idea de que todas las partes involucradas tienen que formar parte de la construcción del cambio, y eso incluye trabajar con los hombres. “La formación y la intervención son partes fundamentales de la prevención”, una formación e intervención transversales que abarquen una amplia gama de ámbitos, en medios de comunicación, colegios, empresas, administración pública, … Sin embargo el tema siempre es la destinación de recursos.

Edurne Aranguren, como pedagoga y profesora de trabajo social, abordó el tema bajo el nombre de “feminismo y trabajo social”. La ponencia a fin de cuentas se trató de un resumen sintáctico de las dos ponencias previas, pero esta vez tratada desde un vocabulario más académico y en el que se refería a la necesidad de una clave de género en la intervención social.

En la ronda de preguntas posterior se plantearon diversos temas ya mencionados o que no se habían abordado en las ponencias.

  • ¿Inserción o cambio?. No se trata de una inserción, la personas tratadas por violencia de género ya son parte de la sociedad, estamos hablando de resultados y de cambios reales.
  • ¿Y el capitalismo?. El sistema económico estás en la base de la dinámica del heteropatriarcado aunque dicha dinámica se lleva a cabo mucho antes de la revolución industrial y el desarrollo mercantil; podríamos decir que la violencia de género es también PREcapitalista.
  • ¿Es posible reconstruir el ADN social?. “Se dan pasos reales” (J. Freudenthal)
  • Los referentes masculinos positivos son necesarios. CUIDA, RENUNCIA, PRACTICA.
  • Tenemos que tener clara la estrecha relación entre los cuidados, o el tiempo dedicado a ellos y la brecha salarial existente.

La última mesa de la jornada, estaba formada por miembros de grupos de hombres por la igualdad de Bizkaia, entre los que se encontraban representantes de los diferentes grupos como: CHICO (grupo de hombres de la Cooperación vasca), Piper Txuriak (Grupos de hombres de Bilbao), AHIGE Euskadi, la asociación AMUGE y el proyecto ROMA ERALDATUZ (Grupo de hombres gitanos de Bilbao), Zipriztintzen (grupo de hombres de Ermua), Gizon Ekimena (Santurtzi) y GEZI (Portugalete). Los miembros y miembras de AMUGE describieron el nacimiento de sus respectivos grupos y sus funciones principales, coincidiendo varios en que el grupo había nacido por mediación de un previo grupo ya existente de mujeres en la localidad o experiencias similares. Los y las representantes respondieron a preguntas que versaban acerca de los privilegios de los hombres en la sociedad, pregunta con la que la mayoría coincidió en la dificultad para localizar algunos de ellos que no son tan obvios, como las facilidades en el mercado laboral o vivir sin miedo a ser agredidos sexualmente pero que era parte del trabajo que realizaban; o sobre el papel de los hombres en el cambio feminista, que es un tema que aún está por salir del tintero o que, cuando sale, ensucia el papel.

El Gizartegune presentó el pasado viernes un escenario palpable y real de debate y discusión sobre un tema candente en igualdad y feminismo, como es el papel de los hombres y el tratamiento de éstos como sujetos del estudio y parte del problema. Se pusieron de relieve datos y testimonios reales que puntualizaron más el asunto y sobre los que se expusieron problemas. Los hombres somos parte del problema y como tal debemos asumir ciertos cambios aun siendo o no conscientes del tratamiento favorable del que nos otorga este sistema patriarcal. Esperemos que en un futuro se puedan hablar de proyectos de transformación real en los que se trabaje con hombres y avanzar en una línea paralela y anónima junto a las mujeres que han conseguido y consiguen que el sistema sea justo, ¡si SEÑORES es un tema de justicia!

GORA BORROKA FEMINISTA.

Os dejamos enlaces de interés:

Programa completo y materiales de la Jornada

Piper Txuriak (Grupos de hombres de Bilbao) 

Gezi (Portugalete)

Gizon Ekimena (Santurtzi) 

ZIPRIZTINTZEN (grupo de hombres de Ermua) 

AHIGE Euskadi 

Asociación AMUGE 

CEPAIM 

GAKOA 

Promundo 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.