3 agosto, 2020
adminblog

Nuevo monográfico de Dossieres EsF: “La Economía Fundamental: contribuyendo al bienestar de la ciudadanía”

Portada Dossier La Economía Fundamental
Para ver y/o descargar el dossier, had click en la imagen

El nuevo número de los Dossieres EsF, correspondiente a este extraño Verano de 2020, está dedicado a la Economía Fundamental. Ha sido coordinado por Marta de la Cuesta y Oriol Estela, que forman parte del grupo de investigadores/as y académicos/as que, desde la crisis de 2008, viene reflexionando sobre los temas económicos fundamentales para la vida diaria de las personas, como son la educación, la salud, los cuidados, la vivienda, la alimentación, el transporte… Esta “corriente de pensamiento” propone un cambio de paradigma en el análisis clásico de las economías, que consideran caduco por ignorar esos bienes y servicios básicos universales. Este modelo tiene la tesis de «devolver la actividad económica a su principio fundamental, que no es otro que el de satisfacer las necesidades básicas de las personas».

Puedes ver y/o descargar el Dossier aquí.

También está disponible en euskera aquí.

A continuación reproducimos el capítulo de presentación del número, y añadimos al final otros recursos que, desde Economistas sin Fronteras, hemos publicado últimamente en nuestra web.

Presentación: La Economía Fundamental: contribuyendo al bienestar de la ciudadanía

Marta de la Cuesta González, UNED y Economistas sin Fronteras

Oriol Estela Barnet, Coordinador del Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona

Como dice la OCDE, «el crecimiento medido como producción y consumo nos está costando muy caro». El PIB no es el único indicador de progreso económico, porque no nos deja ver los problemas que han experimentado todos los países de la OCDE. Un crecimiento incluyente se basa en establecer como parámetro fundamental el bienestar de las personas en términos de ingresos disponibles, de acceso a la educación, la salud, las infraestructuras, la certidumbre en el trabajo o el empleo de calidad, entre otras variables. Como dice el premio Nobel de Economía de 2001, Joseph E. Stiglitz, «si medimos lo incorrecto, haremos lo incorrecto».

En toda Europa venimos asistiendo durante los últimos treinta años a una crisis en la que se ha erosionado la cohesión social, con el aumento de las desigualdades de rentas y riqueza, con un impacto negativo económico real y consecuente aumento de la desconfianza política en las élites, la fragmentación de los partidos y la inestabilidad electoral. Crisis de gran magnitud como la actual sirven de punto de inflexión y generan reflexiones de diferentes intelectuales, políticos y empresarios sobre cómo gestionar la salida de forma acertada y con perspectiva de largo plazo.

Un grupo de investigadores/as y académicos/as, principalmente europeos, viene reflexionando sobre ello desde la crisis de 2008, aportando ideas y datos en diferentes libros y artículos, todos ellos centrados en lo que denominan Economía Fundamental (EF). En 2013 ya firmaron su primer manifiesto, y desde entonces trabajan en repensar la política económica desde disciplinas variadas, impulsando la innovación social.

Su enfoque se centra en la economía fundamental, incluida la salud, la atención, la educación, la vivienda, los servicios públicos y el suministro de alimentos, porque estos bienes y servicios básicos son un motor de bienestar y la base de la ciudadanía. Se trata de bienes y servicios necesarios para la vida cotidiana, que toda la ciudadanía consume a diario, independientemente de su nivel de ingresos, y que están distribuidos en función de la población a través de filiales y redes. Una economía por tanto que no está basada en el consumo individual, sino en el consumo colectivo que satisface nuestras necesidades diarias esenciales del hogar y nos proporciona seguridad y bienestar.

Siete años después, con motivo de la COVID-19, han vuelto a pronunciarse en el documento «¿Qué viene después de la pandemia? Un programa de diez puntos para la renovación fundamental», donde se pide a los responsables políticos que presten más atención a bienes y servicios esenciales, como la vivienda, la alimentación, los suministros, la salud, la educación y los cuidados, entre otros.

La lista de actividades y trabajos esenciales en el reciente confinamiento es una definición práctica de lo que se considera economía fundamental: la organización y el acceso a servicios básicos universales (agua, electricidad, saneamiento, sanidad y educación, entre otros) y a sus infraestructuras básicas. También muestra una vez más cómo, en cualquier crisis, las personas que trabajan en los servicios esenciales realizan de manera responsable tareas sociales básicas con sentido del deber: las enfermeras y enfermeros en unidades de cuidados intensivos, los/as cuidadores/as en residencias de ancianos, los/as transportistas de supermercados, etc, son reconocidos/as como trabajadores/as esenciales. La economía fundamental, a menudo invisible y descuidada, adquiere hoy más visibilidad que nunca.

En este dossier, coordinado por dos personas que formamos parte de dicho colectivo, recogemos algunas de las reflexiones sobre la EF, junto con otras aportaciones y ejemplos de su aplicabilidad al caso de España, que creemos pueden ayudar a aterrizar a esta nueva forma de entender la economía en nuestro país.

El dossier comienza con tres artículos de tres miembros de la Red de Economía Fundamental del Reino Unido. El primero sobre «El Estado facilitador: la economía fundamental y la contribución al bienestar», escrito por Julie Froud, profesora de Innovación Financiera en la Universidad de Manchester. En este artículo, Julie Froud argumenta que la renovación de los bienes y servicios cotidianos esenciales salud, educación, suministros, vivienda, sistemas de transporte requiere de un nuevo tipo de Estado cuyo objetivo sea el bienestar, y para ello hay que renovar el papel del Estado como actor que coopera con otros para facilitar el aprendizaje sirviéndose de intereses, experiencias y conocimientos que se encuentran en distintos ámbitos. Este breve artículo repasa los objetivos económicos tradicionales del Estado y la necesidad de pasar del objetivo de incremento del valor agregado bruto (VAB) a un objetivo más amplio de bienestar y destaca la importancia de la economía fundamental para sustentar ese bienestar.

El segundo artículo, de Karel Williams, también de la Universidad de Manchester, sobre «La renovación de la economía fundamental: desfinanciarización, descarbonización y ciudadanía», profundiza sobre los temas tratados por Julie Froud y sostiene que para asegurar el bienestar futuro hay que, por un lado, responder al abandono de lo esencial y su consiguiente degradación, resultante de la combinación de la financiarización y la mercantilización en la generación actual; y, por otro, lograr una economía con bajas emisiones de carbono y asegurar la sostenibilidad de los servicios para la ciudadanía en las generaciones futuras.

Por su parte, Steve Cranston nos cuenta cómo el Gobierno de Gales está desarrollando políticas para apoyar la economía fundamental, incluido un fondo de desarrollo reciente para promover la experimentación en áreas que incluyen cuidados, redes alimentarias y construcción. Steve Cranston, director de Innovación en Negocios en la United Welsh Housing Association, ha desempeñado un papel activo en la evolución de la Red de Economía Fundamental en Gales.

Oriol Estela Barnet, coordinador de la Cátedra Barcelona-UPF de Política Económica Local y coordinador general en la asociación Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona, relata en su artículo «Planificación, estratégica urbana y economía fundamental en Barcelona: vuelta a lo básico» cómo los pilares sobre los que se pretende construir la agenda estratégica para la Barcelona metropolitana coinciden en gran medida con los planteamientos de la economía fundamental: alcanzar un alto grado de resiliencia en la satisfacción de las necesidades básicas del conjunto de la población (aire, agua, alimentos, energía y vivienda).

En un contexto globalizado y de interdependencia como el actual, la crisis a nivel global que estamos viviendo puede hacer caer en la tentación de relegar a un segundo plano las cuestiones relacionadas  con el reto demográfico y las desigualdades territoriales de España. El impacto económico de la COVID-19 contribuirá a perpetuar, si no a acrecentar, las desigualdades territoriales que existen entre las diferentes comunidades autónomas y los servicios básicos universales que la Economía Fundamental debe garantizar a cualquier ciudadano español independientemente de donde viva. Así, Joaquín Alcalde Sánchez , director de la ONGD Cives Mundi y El Hueco, reflexiona sobre estas cuestiones y nos presenta las actividades desarrolladas por El Hueco, un espacio de innovación social y un centro de coworking localizado en Soria, que ha conseguido generar un ecosistema de emprendimiento e innovación social para la repoblación de las llamadas áreas escasamente pobladas. Como él mismo afirma, en España existen grandes oportunidades para los «negocios sociales», especialmente en las zonas rurales en sectores tan importantes como el educativo, el sanitario, el de la movilidad, el de los cuidados de las personas mayores, el inmobiliario o el energético, entre otros. Todas ellas, actividades económicas esenciales de la Economía Fundamental.

Para finalizar, recogemos un comentario de Francisco Alburquerque Llorens sobre el libro Foundational Economy, the infraestructure of everyday life, escrito por el Colectivo de Economía Fundamental y publicado por la Universidad de Manchester (Reino Unido) en 2018. Comentario que se complementa con la habitual sección «Para saber más» con algunos enlaces de interés.


Otros recursos publicados en nuestra web:

Anexo a Dossieres EsF nº 38: «Oarsoaldea y Tolosaldea llenos de energía: Oficina de energía y Servicio Etxeko Lan»

Foundational Economy Collective (2018): Economía fundamental: la infraestructura de la vida cotidiana

Edición en castellano: Economistas sin Fronteras, Febrero 2020

Traducción: Estela Rámila Gómez

Este texto es una traducción adaptada del capítulo segundo «(Re)discovering the foundational» del libro: Foundational Economy Collective (2018) Foundational economy: The infrastructure of everyday life, pp. 6-26. Manchester University Press.

Transformar la economía desde lo local

El 13 de febrero tuvo lugar la jornada «Transformar la economía desde lo local». El objetivo de la misma fue generar un espacio para reflexionar sobre cómo lograr desde lo local un modelo de desarrollo económico y social sostenible que ponga a las personas y el planeta en el centro. La jornada fue también un espacio para el intercambio de experiencias entre actores de distintas áreas y lugares.

Mesa de experiencias:

  • «Economía Fundamental: la infraestructura de la vida cotidiana». Julie Froud. Universidad de Manchester.
  • «Impulsando el cambio desde las instituciones: Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona (PEMB)». Oriol Estela Barnet. PEMB.
  • «Impulsando el cambio desde la sociedad civil: asociaciones de vivienda en Gales». Steve Cranston. United Welsh Housing Association.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.