El poder de las multinacionales por Mercedes Martín de Granada

Durante las IV Jornadas de “Otra economía está en marcha” que tuvieron lugar en Madrid se pretendía exponer, debatir y reflexionar sobre el modelo económico actual. Se trata de un modelo neoliberal que ha mostrado y muestra sus limitaciones tanto en el ámbito puramente económico como puede ser el sistema financiero hasta el más social como son la democracia, la igualdad y la libertad. Precisamente, es en este último eje donde Organizaciones como Economistas sin Fronteras centra su actividad, ya que se persigue un modelo en el que el foco sea la vida y el entorno en el que se desarrolla. Por tanto, vamos a crear una economía al servicio de la vida y no una vida al servicio de la economía.

En este contexto y con el objetivo de abordar las ideas esenciales de esta “otra economía” se establecieron tres bloques, concretamente fueron: “Desigualdad, poder y democracias”, “Repensando nuestro modelo de sociedad” y “Repensando la economía”, sin olvidar una estupenda sesión inaugural de la mano de Eduardo Gudynas con “Desentrañar la crisis; sentir y pensar alternativas” y de “los Econoplastas”, que entre risas muestran realidades.

Debido a la diversidad de aspectos tratados en estas jornadas, el presente post se concentrará exclusivamente en el análisis de la intervención de Gonzalo Fernández Ortiz de Zarate integrada en el bloque: “Desigualdad, poder y democracias”. He elegido su ponencia porque plateaba como objetivo adelantar y superar al sistema capitalista actual, una propuesta en principio inalcanzable pero muy esperanzadora. ¿Por qué esperanzadora?Porque a pesar de encontrarnos en un momento crítico, gracias precisamente a él se presenta la oportunidad de cambiar del sistema económico actual que desplaza a las personas y al medio para atender al poder y al dinero. Por lo tanto, este momento crítico caracterizado por la incapacidad del sistema capitalista para reproducirse que junto con la reducción de la base material, es decir, el colapso ecológico producido por el cambio climático, es el ejemplo real de los fallos de dicho sistema. Además, cuando hablamos de sistema capitalista incluimos tanto a rama del capitalismo que aboga por una economía de libre comercio y autorregulada como de aquél que defiende los capitales propios, ambos enfrentados, pero que, finalmente contienen la misma base.

 De todo lo anterior, se extraen una serie de tendencias que marcan la esencia del sistema capitalista y se deben conocer porque conociéndolas, podremos adelantarnos y hacer frente a dicho sistema. Esta idea o espíritu que plantea Gonzalo durante toda su exposición es solamente motivador sino eficaz, porque es el conocimiento la mejor herramienta para afrontar un problema. Una vez que conoces hacia donde se dirige este sistema, seremos capaces de “atacarlo” para establecer un sistema que sea acorde con la vida y el planeta. Entre las tendencias resultantes de las dos disputas del capital anteriormente mencionadas, se destaca la imposición de la ley de los mercados por encima de los derechos humanos, es decir, una ofensiva directa contra la democracia. En este sentido, se observa como los valores y los pilares que promueve el sistema capitalista ya sea desde una perspectiva u otra del capital son contrarios a los que buscamos para nuestro modelo de sociedad, es decir, igualdad, democracia y libertad.

Por ello, tras esta pequeña síntesis del trabajo realizado por Gonzalo es nuestro turno para reaccionar ante esta realidad tan injusta y ¿cómo hacerlo?, existen múltiples formas pero entre ellas están la formación, la implicación activa en Organizaciones como Economistas sin Fronteras, la difusión, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.