Hay más alternativas que las tradicionales por David Tarín de Granada

Antes de empezar quiero dar las gracias a la fundación ESF por darme la oportunidad de asistir a estas jornadas donde he podido aprender cosas que nunca hubiese aprendido dentro de un aula de la universidad.

Todos los ponentes me parecieron interesantes, pero en particular Eduardo Gudynas, él fue el que más me hizo reflexionar sobre hacia donde nos está llevando la política económica actual basada en buscar la máxima productividad sin importar las externalidades que vengan consigo. Eduardo empezó siendo muy prudente analizando algunos términos como populismo e izquierda que hoy en día están perdiendo su significado debido a su excesivo uso y siguió distinguiendo entre los distintos tipos de crisis que tenemos, que no es solo económica, sino que también lo es social, política, ambiental, etc. Después continuo hablando de lo que para mí me pareció lo más importante de toda la charla y de lo que sin duda él mas podía aportar al ser de América Latina, de las reacciones de los distintos países ante la crisis. Eduardo distinguía entre los países entre los que no intervinieron nada, los que intervinieron poco y los que lo hicieron mucho. Pero estas tres posturas tienen algo en común y es que ninguna de ellas pone en duda el sistema económico (es más, hasta las que intervinieron poco son tomadas como radicales). Esto me hizo dudar de si realmente nuestros partidos políticos denominados de izquierda lo son o no, y más conociendo el punto de vista de Eduardo, que nos contaba que desde América latina se nos ve muy "europeizados" a la hora de tomar alternativas contra la crisis. Todas estas alternativas aunque parezcan muy diferentes tienen detrás la misma lógica, que es externalizar las consecuencias para obtener beneficio. ¿Hasta que punto es esto sostenible? ¿Por qué partidos de izquierda apoyan esta política? La respuesta es que lo que hoy denominamos como progresismo se ha ido alejando de la izquierda que le dio origen al ir aceptando las normas de sistema neoliberal, que por definición excluye la justicia social (Un ejemplo de esto es que las propuestas que se ven más extremistas son las de incluir una renta mínima básica, que pese a ser un avance no es justicia social sino simple caridad).

En definitiva gracias a la ponencia de Eduardo Gudynas me he dado cuenta de que hay más alternativas que las tradicionales y en general, sobre las demás ponencias, he aprendido mucho sobre economía alternativa, social y sobre los modelos de decrecimiento. Aconsejaría no solo a los estudiantes de economía, sino a cualquier persona ya que nos afecta a todos, que si tienen la posibilidad de asistir a los eventos de Economistas sin Fronteras lo hagan ya que aprenderán sobre temas de los que no se suele hablar en medios de comunicación o en aulas de universidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.