María Berrios de Jaén nos hace un breve resumen de lo que aconteció durante las jornadas de este año.

El pasado 5 de mayo se iniciaron en Madrid las cuartas jornadas de Economistas Sin Fronteras. Ese mismo día por la tarde ya había charlas, como la sesión inaugural  de Eduardo Gudynas, en la que pretende desentrañar la crisis. En su charla, Eduardo nos explica que la crisis no es sólo económica, si no que también tiene un carácter social, medioambiental, político-partidario e incluso nos habla del problema en la interpretación de la crisis.

También se debatieron cuestiones como la de si la crisis era regional en lugar de mundial, si todo es liberal o qué es ser revolucionario en el siglo XXI.

El viernes también estuvieron los “econoplastas” que echaron por tierra el mito de que individualmente no podemos hacer nada por apoyar una economía justa, hablándonos de cómo podemos ayudar tanto al medio ambiente como a promover una economía social con pequeñas acciones diarias como reunirse unos cuantas personas para hacer pedidos a granjeros ecológicos, adoptar la dieta vegetariana o comprar en tiendas de segunda mano/ pequeños locales en los que se asegura que la producción de sus productos es 100% ecológica.

El sábado 6 de mayo por la mañana hubo unas cuantas charlas. La primera fue sobre desigualdad, poder y democracias, con Pablo Martínez Osés.

La segunda charla fue sobre economía feminista y la ponente fue Carmen Crespo Ordoñez, en la que se habló de la mirada crítica sobre el sistema: la metáfora del iceberg, en el que lo que se ve es masculinidad, mercado laboral y producción mercantil, y lo que no se ve es la producción no mercantil, trabajos domésticos y cuidados y feminidad. También se explicó como el sistema niega la ecodependencia y la sociodependencia. En la charla se debatió sobre como el sistema racista, clasista y heteropatriarcal nos hace cómplices del modelo y no nos hace cuestionar al FMI.

La siguiente charla la dio el ponente Gonzalo Ortiz y fue sobre Alternativas al poder corporativo, en la que se habló de cómo en todos los acuerdos globales se realiza una visión global con planes independientes para cada país que finalmente no se cumplirá. También se debatió sobre el problema que supone que no haya energías renovables suficientes  que puedan llegar a sustituir en un futuro próximo a las energías tradicionales y del posible colapso medioambiental al que se llegará si no se encuentra una solución factible al problema actual.

Por la tarde hubo una serie de charlas sobre qué hacer en un momento de crisis civilizatoria, con Luis Gonzáles Reyes de Ecologistas en Acción.

Se habló también el paradigma político-económico de la fraternidad, de Alicia García Ruiz, profesora en la Universidad de Carlos III, y sobre los comunes como hipótesis política de Ana Méndez de Andes.

Durante la sesión de clausura hubo otras charlas sobre la transversalización de la economía en la Universidad, la economía en la Universidad desde el profesorado, y la economía desde el alumnado con los ponentes Laura de la Villa Alemán, Ricardo Molero Simarro y Mercedes de Luis López respectivamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.