Mi experiencia de voluntariado en El Enjambre Sin Reina por Juan López García

Durante 4 semanas he estado realizando tareas de Voluntariado en la ONG El Enjambre Sin Reina, una experiencia que me ha permitido conocer un poco más y mejor la Economía Social y Solidaria que desarrolla esta asociación, así como otras organizaciones y particulares que colaboran en red para conseguir un funcionamiento ético, democrático, ecológico y solidario de la economía. 

El Enjambre Sin Reina  es una asociación sin ánimo de lucro de Sevilla, que consta de un equipo técnico multidisciplinar de 10 amig@s-educador@s. Su intención como colectivo es favorecer la transformación de las relaciones de las personas con el medio ambiente, hacia una sociedad más justa y sostenible a todos los niveles (ecológica, social y económica); y esto lo hacen a través de la educación socio ambiental. Más allá de los obligados cargos directivos que la burocracia les obliga a tener, han intentado generar una estructura horizontal en que se desarrollen relaciones igualitarias a todos los niveles (género, etcétera). No obstante, El Enjambre sin Reina no sería lo que es sin las personas y colectivos amigos que nos rodean, con los que trabajamos en red para alcanzar objetivos comunes.

Ahora mismo tienen en marcha varios proyectos muy interesantes:

– Huerto Escolar Ecológico: Caminando hacia la Soberanía Alimentaria y la Agroecología es un programa educativo orientado a centros de educación primaria públicos andaluces.

– Huerta de Julián y Mari: Julián y Mari llevan 50 años cultivando su huerta en la Vega Norte de Sevilla. Los proyectos de edificación de toda el área amenazan su trabajo. 

Aunque les cortaron el agua del canal de irrigación, Julián y Mari siguen produciendo gracias al agua de un pozo, que podría acabarse en un futuro a causas de las sequías.

– Banco del Tiempo: El Banco del Tiempo es un sistema de intercambio de favores, de saberes y habilidades, donde la única moneda que intermedia es el tiempo. El BdT no es más que un registro de personas que ofrecen y solicitan servicios, y en el que se registran las horas que utilizan esas personas intercambiando estos servicios. Cuando las personas realizan intercambios entre ellas, la moneda de intercambio no es el dinero, sino el tiempo. 

– El Ecolocal: El Ecolocal es un Aula de Medio Ambiente Urbano, un espacio abierto a todas las personas, en el que se trabaja en torno a la información, formación, sensibilización e intercambio de experiencias socio ambientales.

– Mercado Social La Rendija: Se trata de un espacio auto gestionado de producción y consumo crítico en pleno centro de Sevilla, concretamente en La Rendija, que es el espacio que compartimos los tres colectivos promotores del Mercado Social: El Enjambre sin Reina, Taraceas e Ingeniería sin Fronteras.

A pesar de que he conocido cada uno de los proyectos (tanto los actuales como los ejecutados en el pasado), es en este último, La Rendija, donde he desarrollado la mayor parte de mi Voluntariado. 

Mis primeras visitas fueron de estudio del Mercado, como funcionaba y qué es lo que yo podía aportar sin “romper” nada. Tanto Angie como Emilio, integrantes de la asociación, me trasladaron la problemática de que no tenían un buen registro de proveedores, algo que consideraban importante, por lo que les ayudé a elaborarlo. No resultó fácil ya que muchos productores son más amigos que proveedores y la relación que se tiene con ellos no es la que comúnmente conocemos y es más “de boquilla”. La propia economía social cambia el tipo de relación mercantilista que se tiene tanto con proveedores como con clientes por lo que debemos desarrollar herramientas que nos permitan mostrar esta situación.  

He tenido también la oportunidad de conocer el lado menos bonito de una asociación sin ánimo de lucro que pretende hacer una economía social y solidaria. Detrás de esas actividades y de un mercado social hay un gran trabajo diario de muchas personas que lo hacen casi de forma altruista, porque creen en ello. 

Por otro lado, conocer los beneficios de este tipo de actividades económicas te hace entender todo este trabajo y te da la fuerza para seguir participando, y sobre todo, dar voz a toda esta gente que lucha por una sociedad de las personas y no de los mercados. 

Por último dar las gracias a los integrantes de El Enjambre Sin Reina por acogerme en este Voluntariado y a Economistas Sin Fronteras Andalucía por darme esta oportunidad de ampliar mis conocimientos en  Economía Social y solidaria.

Una respuesta a «Mi experiencia de voluntariado en El Enjambre Sin Reina por Juan López García»

  1. Saludos,

    me parece excelente la experiencia llevada en la ONG Enjambre sin reina.
    Este COVID 19 nos está resultando un grave problema de escasez de frutas y verduras en mi distrito La Molina , Lima, Perú.

    Estoy interesado en contactarte para ver posibilidad de buscar ser autogestionados en éstos alimentos con el apoyo del Municipio

    Soy Juan Carlos Rivera, Biólogo consultor y profesor Universitario
    jcrivera@teconec.com celular 51 1 998166957

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.